#

Qué ver en Galicia: diez rutas en barco para visitar la costa desde el mar

Rebeca Cordobés

VEN A GALICIA

ANGEL MANSO

Los cruceros turísticos ofrecen otra perspectiva del litoral: desde A Mariña hasta As Rías Baixas, pasando por Costa da Morte

21 jul 2021 . Actualizado a las 11:07 h.

Barcos engalanados, sonidos de bocina y una lluvia de flores sobre el mar. Una de las imágenes icónicas del mundo marinero: la procesión del Carmen. Una cita ineludible en las localidades de la costa gallega cada 16 de julio. Excepto que una pandemia trunque cualquier celebración. Para aquellos no cuentan con su propia embarcación (o no conocen a algún patrón que los acoja) la fiesta se vive desde la orilla. Pero, ¿quién no se ha quedado con ganas de surcar las aguas que bañan el litoral de Galicia?

Por suerte, numerosas empresas turísticas ofrecen rutas en barco por la costa gallega. Las propuestas son de lo más variado. Visitar las islas de la ría de Vigo, recorrer las bateas de Arousa, ver la puesta de sol en Fisterra, navegar en velero por las Rías Altas... Muchos de estos paseos incluyen experiencias más allá de la navegación. Desde degustaciones de productos típicos como los mejillones hasta la práctica de distintos tipos de pesca.

Las opciones son incontables. Y es que Galicia, con sus 1.498 kilómetros de costa, es la comunidad con más litoral de España. Estas son diez rutas en barco para disfrutar de la costa gallega desde el mar.

Ruta xacobea por la ría de Arousa y el río Ulla

Un peregrino realiza la Ruta del Mar de Arousa y el Río Ulla en barco.
Un peregrino realiza la Ruta del Mar de Arousa y el Río Ulla en barco.

Es año Xacobeo. Una buena excusa para visitar Galicia o para hacer el Camino. Uno de sus itinerarios conmemora el viaje de los restos del Apóstol hasta Iria Flavia: la Ruta del Mar de Arousa y el Río Ulla. Y es que además de recorrer las etapas a pie, en bici o en caballo, existe posibilidad de seguir los "pasos" de Santiago sobre el agua.

Algunas empresas turísticas oferecen realizar esta ruta xacobea en barco. Parten de varias localidades de la ría de Arousa y siguen el camino que hicieron los restos del Apóstol a través del río Ulla. Un recorrido de unas 40 millas que concluye en Padrón, donde cuenta la historia que fue hayado el sepulcro de piedra hace casi doce siglos.

Atardecer en Fisterra

Ana Garcia

Otra de las localidades costeras vinculadas a las rutas xacobeas es Fisterra. Allí termina el Camino... Y terminaba el mundo. El cabo que fuera considerado durante siglos como el final de la Tierra es el punto más occidental de Europa. Desde allí se pueden ver los últimos rayos de sol que bañan el continente cada día.

Por si ver el sol desaparecer en el océano no fuera suficiente, existe la posibilidad de hacerlo desde el propio mar. Existen cruceros turísticos que ofrecen paseos en barco a la hora del ocaso. Las rutas y servicios varían en función de la empresa, pero todas llegan a tiempo para ver el atardecer sobre el fin del mundo.

Paseo en barco a las Illas Cíes

Un barco cubre la ruta entre Vigo y las Illas Cíes.
Un barco cubre la ruta entre Vigo y las Illas Cíes. Marcos Canosa

La ría de Vigo cuenta con uno de los tesoros ecológicos más protegidos de la comunidad: las Illas Cíes. El archipélago forma parte del parque nacional de las Illas Atlánticas. Sus playas de arenas blancas y finas, sus acantilados, su vegetación y su lago sirven de hogar para decenas de especies terrestres y marinas. Además del patrimonio natural, mantiene viva la huella de sus antiguos moradores. Desde restos de castros hasta viejas fábricas de salazón.

Las Cíes solo son accesibles en barco. Hay varias líneas regulares que cubren el trayecto desde diferentes puntos de las Rías Baixas. Aunque lo habitual es partir desde Vigo, se puede optar por otras localidaddes como Portonovo, Sanxenxo, Baiona o Cangas. Quienes se animen a visitar el archipiélago deben reservar plaza a través de la página web habilitada por la Xunta.

Existe también la posibilidad de navegar junto a las Cíes sin desembarcar. Algunas empresas turísticas ofrecen rutas guidas por la ría de Vigo para ver el archipiélago desde el mar. Se pueden realizar en distintos tipos de embarcaciones, como veleros o lanchas rápidas.

Ruta del mejillón en las Rías Baixas

Un grupo de turistas a bordo de un barco mejillonero en la ría de Vigo.
Un grupo de turistas a bordo de un barco mejillonero en la ría de Vigo. GUSTAVO RIVAS

Las Rías Baixas abastecen a la gastronomía gallega de algunos de sus productos más reconocidos. Ejemplo de ello son los mejillones que se cultivan en sus bateas. Verlas de cerca es posible gracias a las embarcaciones turísticas que navegan por las rías de Arousa, Pontevedra y Vigo. Ribeira, O Grove, Sanxenxo o Redondela son algunos de los puntos de partida.

Las opciones para hacer esta ruta del mejillón son diversas. Hay diferentes tipos de embarcaciones, desde pesqueros hasta catamaranes. Tambien varían los itinerarios, que pueden incluir visitas a otros puntos como la isla de San Simón en la ría de Vigo o la costa de Cambados en la de Arousa. Algunas ofertas incluyen la degustación de marisco y albariño. Otras permiten el desembarco en las bateas. Incluso hay empresas que optan por iniciar a los pasajeros en la pesca gallega tradicional.

Pesca en las Rías Baixas

Dos turistas durante una jornada de pesca a bordo de un barco de pesca en O Grove.
Dos turistas durante una jornada de pesca a bordo de un barco de pesca en O Grove. C ASTELEIRO

Los mejillones no son el único alimento que ofrecen las aguas gallegas. La pesca es una de las principales actividades económicas de Galicia. Miles de pescadores y mariscadores salen cada día a faenar para llevar a mercados y mesas los productos estrella de la comunidad. Conocer cómo es su día a día es posible gracias a las empresas del sector que permiten la entrada de turistas en los buques de pesca. La mayoría de estas ofertas de turmismo marinero se localizan en las Rías Baixas.

Durante estas salidas, los pasajeros pueden ver de cerca las diferentes artes de pesca que se emplean en Galicia. Desde las nasas que se utilizan para capturar pulpo hasta las redes que sirven para pescar sardinas. Hay empresas que incluyen también la posibilidad de coger la caña o el "raño" y vivir en primera persona el trabajo de los pescadores y mariscadores de estas rías.

Avistamiento de ballenas y delfines en las Rías Baixas

Avistamiento de una ballena azul en la costa gallega en 2018.
Avistamiento de una ballena azul en la costa gallega en 2018. Jose Luis Fernandez Carnero

La costa gallega recibe la visita de ballenas y delfines cada año. Los avistamientos son frecuentes. Aunque en la mayoría de casos se trata de delfines comunes, se han llegado a ver ejemplares de ballena azul. El animal más grande del océano regresó a la comunidad en 2017 tras años de exilio provocado por la caza indiscriminada. Desde entonces, varios ejemplares de esta especie llegan a las aguas exteriores de las Rías Baixas para alimentarse.

Aunque ver a una ballena azul es complicado, navegar por esta zona permite ver otras epecies como rorcuales o delfines mulares. Hay empresas como Bluscus y entindades como el Cemma (Coordinadora para o Estudo dos Mamíferos Mariños) que organizan excursiones con el objetivo de avistar diferentes especies de cetáceos. Los puntos de salida se concentran en distintas localidades de las Rías Baixas como O Grove, Cambados o Portonovo.

Crucero por la ría de Ferrol

El barco que realiza la ruta por la ría de Ferrol a su paso por el Castillo de San Felipe.
El barco que realiza la ruta por la ría de Ferrol a su paso por el Castillo de San Felipe. ANGEL MANSO

La costa norte de Galicia cuenta también con ofertas de turismo sobre el agua. Ferrol ofrece a los turistas que llegan en verano la posibilidad de realizar un crucero de una hora por su ría. Su forma estrecha y enrevesada hicieron de este rincón el lugar perfecto para albergar el Arsenal Militar. Y es que la ría sirvió como defensa en sí misma contra los intentos de invasión marítima entre los siglos XVI y XIX. Una historia que se puede conocer desde el mar mediante la visita guiada que hace el barco Rías Altas 1.

La ruta sale del muelle ferrolano y llega hasta el puerto exterior antes de regresar a tierra. El itinerarario permite ver dos de las tres fortalezas militares protegían la ciudad, algunos de sus astilleros y Mugardos, uno de los pueblos marineros que bordean la ría, famoso por su pulpo.

En velero al Cabo Ortegal

El velero Sanjola, que realiza los recorrridos por el cabo Ortegal.
El velero Sanjola, que realiza los recorrridos por el cabo Ortegal.

Galicia es una tierra bañana por dos mares: el Cantábrico y el oceáno Atlántico. Sus aguas convergen en el cabo Ortegal, situado en el norte de la provincia de A Coruña. Visitar este rincón de la costa no solo permite ver ambos mares a la vez, sino pasar de uno a otro navegando.

La empresa de ocio marítimo Queres Vela realiza esta ruta desde el puerto de Cariño. Pero no lo hace a bordo de cuaquier embarcación, sino de un velero. Además, cuentan con otro itinenario que llega hasta Estaca de Bares, el punto más septentrional de la península Ibérica.

Ruta por los acantilados de Cedeira

Ruta en lancha por los acantilados de Vixía de Herbeira.
Ruta en lancha por los acantilados de Vixía de Herbeira.

El municipio coruñés de Cedeira custodia otro de los tesoros costeros de de Galicia. Se trata de los acantilados de Vixía de Herbeira, los más elevados de la Europa continental. Una ruta en lancha motora permite ver sus 615 metros de altura desde el mar. El itinerario incluye la vista otros lugares como San Andrés de Teixido, una aldea rodeada de leyendas y superticiones, y Teixidelo, la única playa de arena negra de origen no volcánico del mundo. Las salidas se realizan desde el puerto cedeirés siempre que las condiciones del mar sean favorables y la edad mínima es de 12 años.

Paseo en lancha por la playa de As Catedrais

Un pasajero de la lancha a la altura de su paso por As Catedrais.
Un pasajero de la lancha a la altura de su paso por As Catedrais. PEPA LOSADA

La playa de As Catedrais es uno de los lugares más visitados de la costa de A Mariña. Sus arcos de roca sobre el mar son una de las fotografías más recurrentes entre los turistas que visitan Galicia. Pero el arenal cuenta con una perspectiva accesible a menos ojos: desde el mar. Hay una lancha motora, tipo zódiac, que permite disfrutar de esta vista. La ruta recorre el trayecto desde Foz hasta la joya de A Mariña.