#

Combo de pinar y playa para mitigar el calor en la Costa da Morte

Patricia Blanco
p. blanco CARBALLO / LA VOZ

VEN A GALICIA

Cinco destinos en la comarca que lo ofrecen todo para un buen pícnic o, también, el descanso

18 jul 2021 . Actualizado a las 15:25 h.

En una tierra afortunada con características atlánticas, hay quienes aguardan mínimo tres cuartas partes del año a que llegue el verano. Cuando llega, apretando, no resulta difícil sofocarse pronto. El combo de pinar con sombra y atractiva playa existe en la Costa da Morte, arenales que lo tienen casi todo, en función de las exigencias de cada uno y, también, de lo que se busque, claro. Tirarse mirando al cielo escuchando cómo se mueven las copas de los rumorosos, cómo los denominó Eduardo Pondal, es uno de esos entretenimientos sin coste alguno que insuflan vida. Con niños, los pinares permiten escapar de las horas de temperaturas más elevadas, posibilitando una jornada de ocio resguardada, familiar, sin tener que madrugar o, por lo contrario, esperar a última hora de la tarde. Al menos unos cinco destinos le esperarían en la Costa da Morte (hay más).

Balarés, Ponteceso
Balarés, Ponteceso ANA GARCIA

Playa de Balarés, en Ponteceso. Emblema de la comarca, en tierras del bardo, precisamente. Tiene bandera azul, con los servicios que ello implica, servicio de restauración cerca y un magno pinar con todos los elementos para disfrutar de una comida a la sombra, ya sea en el espacio de merendero o al estilo tradicional, típica manta de generaciones sobre el suelo. Es un arenal de aguas frescas, muy frescas, rodeado de naturaleza, en un abrigo de la ría de Corme y Laxe. Si le sobra tiempo, podría sumarle una puesta de sol desde O Roncudo, pues el faro no queda lejos. Vale la pena el espectáculo. A Ermida, en Corme, asimismo con bandera azul, es otra playa que tiene su cierto resguardo.

O Ariño, Xaviña, Camariñas
O Ariño, Xaviña, Camariñas ANA GARCIA

O Ariño, Camariñas. Como Balarés, ofrece abundante aparcamiento, y eso también es importante. O Ariño está en la parroquia de Xaviña, rodeada de un tranquilo pinar con zona recreativa y merendero: nuevos asadores instalados hace poco. Arena blanca, aguas mansas y ambiente familiar. Es una zona de elevada riqueza marisquera.

O Ézaro, Dumbría
O Ézaro, Dumbría BASILIO BELLO

O Ézaro, Dumbría. Otra playa difícil de olvidar cuando se visita. También esta tiene bandera azul, aguas cristalinas, arenas finas y blancas. De lo más instagrammeable y además con bastante aire juvenil, pues abundan las propuestas de ocio y deporte. Arenal abrigado, con paseo y también algún espacio verde cercano con sombra, premio para bañistas de los tempranos. Sería imposible no verla a su llegada, pero sin duda cualquier día en la playa de O Ézaro merece también una visita a la cascada, quizás una subida al mirador que tan popular se ha hecho para el ciclismo y, por qué no, un acercamiento al encantador pueblo de O Pindo, en la vecina Carnota.

Playa de O Lago, Muxía
Playa de O Lago, Muxía Ana Garcia

O Lago, Muxía. Para un buen pícnic, esta es una muy inmejorable playa. Meca de pandillas de jóvenes y también de familias que pasan allí toda la jornada. El pinar, la desembocadura silenciosa del río Lago que crea un entorno natural de ocio para los pequeños y el valor añadido de que, en un extremo del arenal, haya hasta un faro, hacen de ella un destino muy especial. Además, hay cámping cerca, lo que también se puede contemplar como opción de viaje, ahora que zambullirse en la naturaleza ha cobrado más valor que nunca. En Muxía, también Os Muíños ofrecen un ambiente tranquilo.

Gures, Cee
Gures, Cee BASILIO BELLO

Estorde y Gures, Cee. Enclavada en pleno Camiño a Fisterra, con cámping al lado y zona arbolada, Estorde es una de las mecas del disfrute veraniego en este municipio. También en Cee hay otra playa que los portales alaban por estar enclavada en pleno entorno natural: es la de Gures. No obstante, el acceso a ello, a diferencia de las ya mencionadas, requiere de bastante más esfuerzo.