#

¿Por qué vienen los turistas a Vigo en plena pandemia?

Daniel Portela Otero VIGO / LA VOZ

VEN A GALICIA

Los viajeros dicen que se sienten seguros en la ciudad; lo que más tira son las Cíes

18 jul 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Ver el puerto desierto, la norma hace seis meses, parece ahora impensable. La nueva regla: hoteles reabiertos y largas colas para coger el barco a las islas Cíes. Turistas de España, Alemania, Suiza o incluso Estados Unidos se acercan a Vigo a fin de disfrutar de sus vacaciones de verano. Algunos vienen de paso y otros a propósito para visitar la ciudad. ¿El principal motivo de su viaje? La visita a familiares y amigos en el caso de los extranjeros y la apuesta por el turismo nacional en el de los españoles.

«The Islands» -las islas-, como se refieren todos los extranjeros a las Cíes, es el destino turístico fundamental. Para la mayoría es, de hecho, la única referencia que tienen de la ciudad. En el otro extremo de Europa, Pascale (25 años) y Stefanie (25), de Suiza, escucharon a una amiga hablar sobre ellas. Conocer las islas es el motivo exclusivo por el que decidieron hacer una parada de su Interrail (pase internacional de tren) en Vigo, aunque, movidas por la imprevisibilidad de la ruta, no se cierran a conocer la ciudad. Ya han marcado al Castro como visita obligada por recomendación de la recepción del lugar donde se hospedan.

Esta pareja de amigas suizas tuvo que posponer su viaje por Europa del año pasado. En esta ocasión dudaron si hacerlo y aplazarlo de nuevo, y finalmente decidieron no postergarlo. Ambas concuerdan en que el coronavirus será algo con lo que habrá que convivir a largo plazo. Eso sí, su primera opción era dirigirse a países del norte de Europa, como Suecia, pero «no había manera de entrar allí».

En relación a la pandemia, la actitud de Pascale y Stefanie es la tónica general. Especialmente los turistas extranjeros no consideran el covid-19 un condicionante para sus vacaciones, aunque algunos mencionan la vacuna como el motivo por el que se sienten seguros. Es el caso de David (43), que ha volado desde San Francisco para visitar a su amigo Mario: «Si no estuviera vacunado, no viajaría», asegura. Él sí tiene otras referencias de la ciudad: «Estoy deseando ver el Dinoseto», confiesa.

La dificultad de llegar

Este estadounidense estuvo a punto de no poder coger el avión: «Compré el billete cuando España aún estaba cerrada. Un mes después la abrieron». Otras como Marlene (16) y Hannah Cervino (14), hermanas, también tuvieron dificultades para viajar desde Alemania: «Nos cancelaron los vuelos y nuestros padres decidieron venir en coche», relatan. Tienen familia en Moaña, donde pasan sus vacaciones todos los veranos, así que ya conocen Vigo. Sin pensarlo dos veces, señalan O Castro y el Casco Vello como sus enclaves preferidos.

Hospedarse en Moaña y Cangas es la opción escogida por algunos turistas, tanto extranjeros como españoles para disfrutar de Vigo y alrededores. Maya Merberg (24), llegada de Estados Unidos, se ha desplazado a propósito de Cangas a Vigo para visitar a sus amigas, por ejemplo. También Raquelina (33), de Toledo, se aloja en esta villa costera, concretamente en Coiro: «Queríamos un lugar tranquilo y con poca gente, donde no hubiese aglomeraciones de personas», explica.

Sobre las restricciones sanitarias, las hermanas Cervino consideran que son más leves que en Alemania. Apuntan que en el país germano es obligatorio realizar una prueba para acceder a establecimientos cerrados como restaurantes, que aquí solo se emplea en el ocio nocturno. Sinem (26) y Cornelius (29), también de Alemania, se sorprenden sin embargo por el uso de la mascarilla en espacios exteriores: «Aquí tienen más miedo del covid», afirma Sinem.

La misma sensación la comparten, por otro lado, turistas del País Vasco: «Notamos que todo el mundo va con la mascarilla por la calle», afirma Koldo (37), que ha viajado junto a Idoia (36) desde Bilbao. Incluso dicen sentirse más seguros en Galicia que en Euskadi.

Turismo nacional

«Nos solemos ir al otro lado del océano o a Asia, pero es inviable. Ahora que la situación está un poco mejor y tenemos la vacuna, decidimos viajar por España y venir a Galicia», relata Koldo. Este discurso se repite en el resto de turistas españoles. Las dificultades para viajar al extranjero y la propia situación sanitaria han obligado a muchas personas a moverse dentro del territorio nacional. El coche particular es la opción elegida por muchos para desplazarse, además de por la ventaja de movilidad, por la sensación de seguridad.

En el caso de los españoles las razones para acercarse hasta Vigo no son tan uniformes como en el caso de los extranjeros. Adrián Hormigo (29) y Zara Romero (27), de Cádiz, llegaron a la ciudad tras realizar el Camino de Santiago: «Alquilamos un coche para conocer el resto de Galicia. Uno de los lugares que tenía interés para nosotros era las Islas Cíes», cuentan, aunque no descartan «dar un paseo al volver». Susana (26) y Antonio (26), por su parte, se han desplazado desde Sevilla con motivo de una cena. Aprovechando esta excusa, decidieron adelantar su llegada para pasar una noche en el cámping de las islas Cíes. Confiesan que, además de las islas, la comida era otro atractivo para viajar a Vigo.

Los turistas españoles valoran más el entorno: «De Galicia nos gusta el carácter de la gente, el clima no tanto, pero la comida mucho», afirma Elisa Herrador (64), llegada desde Madrid. «Últimamente se ha proyectado mucho a nivel nacional», añade para justificar su elección. Tras visitar Bouzas, se dirige hacia el Casco Vello: «Nos gusta mucho callejear. Cuanto más antiguo y más cutre, más nos gusta».

Durante su estancia en la ciudad para visitar a una amiga, Míriam del Río (60), de Las Palmas de Gran Canaria, está disfrutando especialmente de los alrededores de Vigo. Estos días se acercó hasta Samil y Cangas. Pero lo que más le ha llamado la atención es, sin duda, «su verde tan pegado al mar».