Hemeroteca | Ronaldinho rompe de chilena una vidriera de la Catedral

Alba Díaz-Pachín

VEN A GALICIA

PACO RODRIGUEZ

La estrella del fútbol protagonizaba la filmación de un anuncio del Xacobeo 2004

24 ago 2021 . Actualizado a las 19:04 h.

 Lo de ayer en el Obradoiro era el sueño de Escobar , ya saben, el autor de Zipi y Zape: Un chico juega con un balón ante un monumento y ¡zas! da una superpatada y la pelota destroza un cristal que, como mandan los cánones, se hace añicos. No hizo falta que estuviesen los dos traviesos hermanos en el Pórtico de la Gloria, ya que esta filigrana la hizo el mismísimo Ronaldinho, indiscutible estrella futbolera que se quedó de piedra -la zona y el gélido día obligaban- cuando vio la desfeita. Fue durante la grabación de un anuncio y la cosa quedó en simple anécdota.

Comprenderán que no apareció ningún Pantuflo Zapatilla para reñir al chaval. En absoluto, de hecho hubo varias personas que se encargaron de pedir disculpas al arzobispado, que no puso ninguna pega. Uno de los escudos de Ronaldinho fue el director del anuncio, Emil Samper, que dijo: «Fue por mi culpa, porque yo le pedí a Ronaldinho que imprimiera la mayor potencia posible al balón y él así lo hizo, con la mala suerte de que el balón dio en la vidriera». Imagínense la situación si en vez de Ronaldinho fuese Pepito Pérez, de diez años, pecas y algo de maldad: le caen gorrazos de todas partes.

En cambio, todos reiteran que el suceso fue una tontería, que el vidrio vale 1,2 euros (no es antiguo ni nada, incluso es pequeño) y aunque hay que montar un andamio para instalarlo, tampoco hay problema. Según la productora, Susana Montes, un seguro se hace cargo de todos los desperfectos. Nadie quiere hablar de lo que podía haber ocurrido, pero que todos piensan: que el muchacho, azuzado por el director del anuncio, lanzase un zambombazo todavía mayor y el esférico, que dirían mis compañeros de deportes, se llevase por delante alguna voluta o los adornos de piedra de la puerta. A ver si lo recomponían con granito.

Por cierto, no les he explicado exactamente qué hacía allí Ronaldinho. El brasileiro estaba grabando un anuncio que promocione la Liga de las Estrellas (como si el fútbol necesitase mucha publicidad), spot que se emitirá en los descansos de los partidos (para terminar de convencer a los convencidos, vamos). Lo bueno del anuncio es, precisamente, que se ha grabado en Santiago, ya que como el Xacobeo 2004 es uno de los patrocinadores de la Liga Nacional de Fútbol Profesional, pues la Liga promociona el Camino.

Por cierto, que durante todo el día, Ronaldinho se mostró sonriente y encantador con todo el mundo, y especialmente con Jorge Doporto Calvo, un seguidor betanceiro de 13 años que está ingresado en el hospital Clínico, centro que abandonó para ver a su héroe. Él le firmó un balón y el crío se hartó de besarlo. Eso sí que no tiene precio.