Pese a la pandemia, el Xacobeo anima el Camino de Invierno en el sur lucense

Francisco Albo
francisco albo MONFORTE / LA VOZ

VEN A GALICIA

Entrada del albergue Santiago 15, en Monforte, el único de carácter privado en el tramo lucense del Camino de Invierno, que empezó a recibir visitantes el pasado 17 de junio
Entrada del albergue Santiago 15, en Monforte, el único de carácter privado en el tramo lucense del Camino de Invierno, que empezó a recibir visitantes el pasado 17 de junio

El paso de peregrinos es reducido pero constante durante esta temporada de verano

26 ago 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

A pesar de la pandemia, el influjo del Xacobeo se hace notar en los municipios del sur lucense atravesados por el Camino de Invierno. Aunque las cifras de peregrinos están todavía muy lejos de las que se registran en el Camino Francés y otras rutas jacobeas más conocidas, el tránsito de caminantes ha sido constante durante la actual temporada de verano, según indican desde diversas entidades relacionadas con este itinerario.

Uno de los lugares donde más se deja sentir el paso de los visitantes es el albergue privado Santiago 15, en Monforte, que empezó a acoger a sus primeros huéspedes el pasado 17 de junio. «Están chegando peregrinos todos os días e cada vez son máis os que deciden iniciar a camiñada en Monforte», explica Ramón Díaz-Varela, uno de los responsables del establecimiento, cuya apertura estaba prevista inicialmente para la Semana Santa del año pasado, pero que se retrasó hasta las vísperas de este verano a causa de la pandemia. «Calculo que sobre un 25% dos nosos clientes empeza a aquí o percorrido e o resto fano desde Ponferrada», añade. Al encontrarse a más de cien kilómetros de Santiago, los caminantes que inician la ruta en Monforte pueden obtener la compostela, como los que empiezan en Sarria el recorrido del Camino Francés.

En cuanto a la procedencia de los peregrinos, Díaz-Varela señala que en su mayor parte vienen de otras comunidades españolas. «Pero tamén están chegando algúns estranxeiros, sobre todo italianos, e en menor medida doutras nacionalidades, como franceses, belgas e mesmo algún estadounidense», dice. «Esta semana tamén pasaron polo albergue un irlandés e unha xaponesa», añade. Algo que tienen en común la mayoría de los peregrinos, apunta asimismo el empresario, es que ya recorrieron anteriormente otras rutas jacobeas. «Desde que abrimos só tivemos dous ou tres que nunca fixeran ningún camiño de Santiago», comenta.

El albergue de Monforte, que es por ahora el único de carácter privado del tramo lucense de la ruta, se ha visto muy condicionado por las restricciones sanitarias. Hasta el pasado sábado solo podía ocupar el 30% de sus cincuenta plazas. «Agora podemos ocupar ata o 50% das prazas, pero veremos o que pasa co incremento de contaxios que hai en Monforte», apostilla Díaz-Varela.

Quejas por la escasez de fuentes y de servicios turísticos en algunos tramos

Los peregrinos que recorren el Camino de Invierno durante esta temporada, aunque aprecian los paisajes y la tranquilidad de la ruta, se encuentran con numerosas carencias, según explican los responsables del albergue de Monforte. «Quéixanse sobre todo de que non hai suficientes fontes ao longo do camiño e tamén de que en certos tramos apenas hai bares ou restaurantes», señala Ramón Díaz-Varela. Estas quejas, añade, se refieren a menudo al trecho que va de Quiroga a A Pobra do Brollón, pero también al tramo que discurre por la comarca leonesa de El Bierzo.

La presidenta de la asociación Camiños a Santiago pola Ribeira Sacra, Aida Menéndez, dice que este colectivo recibe numerosas llamadas telefónicas y correos electrónicos de peregrinos que piden información y que también se quejan de la ausencia de servicios que existen desde hace tiempo en otras rutas jacobeas. Uno de ellos es el transporte de mochilas. «Isto é algo que moita xente bota en falta, sobre todo se viaxan con persoas maiores, porque nesta ruta aínda non hai empresas que se interesen por ofrecer un servizo deste tipo», explica. «Houbo algúns peregrinos que recorreron aos taxis para que lles levasen as mochilas desde Quiroga ata Monforte, pero encontráronse con que o prezo era demasiado alto, o que por outro lado é normal, porque os taxistas cobran o mesmo por levar só unhas mochilas que por levar pasaxeiros», agrega.

Menéndez considera que hará falta que el flujo de peregrinos en el Camino de Invierno se incremente de una forma importante para que a las empresas les resulte rentable ofrecer servicios de esta clase. «Para que melloren estas infraestruturas aínda se necesitará un tempo», añade.

Sellado de credenciales en oficinas de turismo y en otros lugares

En las oficinas de turismo de Quiroga, Monforte y Chantada se registra este verano un paso continuado de peregrinos, aunque en cantidades modestas. Según indican desde el Ayuntamiento quirogués, por la oficina local pasa una media de veinte caminantes por semana para que les sellen la credencial. «Pero hai que ter en conta que tamén lles poden selar as credenciais noutros lugares, como o albergue municipal e varios restaurantes e bares, así que seguramente o número real de peregrinos é maior», puntualizan.

En la oficina de turismo de Monforte dicen también que casi todos los días pasa por ella algún peregrino. «Nótase un aumento importante con respecto ao ano pasado e isto probablemente non se debe só ao Xacobeo senón a que, a causa da pandemia, cada vez máis xente busca un turismo de natureza e aire libre», señalan.

 También en bodegas

En la oficina turística de Chantada, el número de peregrinos que pidieron que les sellasen las credenciales desde principios de mes hasta ayer era de veinticinco. Pero los responsables señalan que muchos de ellos llegan únicamente para solicitar información, con las credenciales ya selladas. «Hai bastantes peregrinos que xa obtiveron o selo noutros lugares antes de pasar por aquí, por exemplo, na adega Vía Romana, que tamén está capacitada para iso, polo que esta cifra non é representativa», agregan.