El estudiante de Bellas Artes que quiere volver a Galicia con sus dibujos del Camino

Por Sonia Portela

VEN A GALICIA

Guillermo Otero, de Ponferrada, aprovechó su experiencia como peregrino para pintar destacados monumentos de la ruta francesa

14 sep 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Guillermo Otero regresó de Galicia a su Ponferrada natal con mucho más que una mochila cargada del inolvidable recuerdo que le dejó haber hecho el Camino Francés con Borja y Miguel, sus «amigos de toda la vida», como dice este leonés de 19 años para el que los «más bonito» de su primera experiencia jacobea -en su caso, desde León en bicicleta- fue «haberla vivido con ellos». Además de momentos compartidos grabados en la retina, y de sensaciones personales que son alimento para el alma, como, cuenta, «la impresión de pasear por el conjunto monumental de Santiago», Guillermo, que estudia Bella Artes en Salamanca, se llevó a la comunidad vecina una colección de pinturas de autoría propia en las que imprimió su sello personal a «aquello que me llamaba la atención». Fue así como «me paré, y me senté a dibujar» la colegiata de San Isidoro de León, una parte de la fachada de la casa consistorial de Astorga, la iglesia parroquial de El Acebo, en el municipio berciano de Molinaseca; el campanario de la iglesia de Triacastela, el monasterio de Santa María Magdalena, en Sarria; la iglesia de Sancti Spiritus de Melide, y, por supuesto, la fachada del Obradoiro de la Catedral de Santiago. Con la monumental basílica, «me paré más para hacer en un tamaño más grande; de hecho, la acabé en casa», comenta el joven, a quien le gustaría regresar a Galicia para recorrer las diferentes rutas del Camino de Santiago -«incluso si pudiera, todos los años, como una tradición personal», dice-, y también para exponer sus pinturas sobre la ruta jacobea, realizadas con diferentes técnicas en las que empleó acuarelas, tinta china, café, rotuladores, y lápices de colores. «Algo muy bonito que se aprende en Bellas Artes es a soltarte con la pintura, en la que no es necesario ser tan realista», comenta el estudiante, que cultiva el arte de la pintura desde niño, y, tras participar en diferentes muestras colectivas, le gustaría que la colección de pinturas del Camino Francés fuese su primera exposición propia. Cargar las alforjas con su cuaderno de dibujos y el material de pintura «me valió la pena», confiesa Guillermo Otero. Lo hizo «para aprender, y porque me haría mucho ilusión hacer una exposición en algún lugar», cuenta. «Si es Melide, les regalaría una acuarela», afirma en un gesto de agradecimiento al museo etnográfico de la comarca, desde el que pusieron sobre la pista del artista cuando se encontraba dibujando la iglesia principal de la localidad. No sería la única pintura sin la que se quedaría; la del campanario de la iglesia de Triacastela se la regaló a la hospitalera del albergue público «porque nos hizo un favor muy grande. Se preocupó -cuenta- y nos estuvo esperando más allá de la hora, tras completar una etapa muy dura desde Villafranca, al no haber dónde pasar la noche desde O Cebreiro».

Con Amancio Prada

2El cantor Amancio Prada pasó los últimos días en Santiago para realizar un par de conciertos en Vilanova de Arousa y Porto do Son, donde fue ovacionado por el público. La última noche cenó en La Galiciana. Tras reparar los estómagos, el artista firmó autógrafos y se hizo fotos con clientes y personal del mercado gastronómico, al tiempo que sonaban sus míticas canciones en los altavoces de ambiente a modo de homenaje. Ante el interés de Amancio por la configuración y decoración del local, Fernando Fraga lo acompañó a la parte superior para ver la armadura de hormigón que se conserva en la cubierta de la antigua nave industrial. Y el berciano prometió volver.

Sandra Alonso

Premio de altura

3El Paraninfo de la USC fue escenario ayer de la entrega del Premio Internacional Grupo Compostela-Xunta de Galicia al político, diplomático, profesor y físico Javier Solana, en el marco de la asamblea del Grupo Compostela de Universidades. El acto contó, entre otros, con el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, el alcalde, Xosé Sánchez Bugallo, y el rector, Antonio López.