Estos son los municipios con más apartamentos turísticos para visitar Ourense

Rubén Nóvoa Pérez
rubén nóvoa OURENSE / LA VOZ

VEN A GALICIA · Exclusivo suscriptores

Casa Miño, en la calle Ervedelo, cuenta con doce apartamentos
Casa Miño, en la calle Ervedelo, cuenta con doce apartamentos MIGUEL VILLAR

En verano se reactivaron muchos de los que cerraron por las restricciones y el gobierno local acaba de dar licencia para reformar un edificio en Pardo Bazán

09 oct 2021 . Actualizado a las 17:49 h.

Justo antes de que la pandemia se cruzara en nuestras vidas, los apartamentos turísticos estaban al alza en la ciudad de Ourense y en muchas de sus villas. El estado de alarma y el confinamiento dejó a muchos pequeños propietarios sin un ingreso extra. También sufrieron el cierre establecimientos más amplios enfocados a este tipo de turismo y se frenaron en seco proyectos que estaban previstos para esas fechas. Con la nueva normalidad cada vez más cerca, el sector de los pisos turísticos se reactiva en Ourense. No hay más que darse un paseo por las principales plataformas digitales donde se ofertan para comprobarlo. Por ejemplo, para este puente festivo todavía se pueden encontrar ofertas de pisos por 135 euros la noche para una capacidad de cuatro personas.

El casco histórico es una de las zonas donde más proliferan este tipo de propuestas, con edificios enteros rehabilitados que incluso ofertan servicios complementarios con deporte activo, como es el caso de un proyecto que arrancará en breve y que se denomina Burgas 6, que combina alojamiento con rutas en kayak.

Hay otras iniciativas que dan sus primeros pasos. Es el caso de unos apartamentos turísticos en el número 12 de la calle Emilia Pardo Bazán. El Concello de Ourense acaba de conceder la licencia para el proyecto de reforma y ampliación del edificio que se encuentra en ruinas y que acogerá apartamentos enfocados para los viajeros.

El sector apunta a la nueva normalidad como el punto de inflexión que permita reanimar los pisos turísticos, que tras la explosión de los últimos años vivieron un retroceso motivado por las restricciones. Según los datos que aporta el Instituto Nacional de Estadística, entre agosto del 2020 y marzo de este año se perdieron cerca de 250 plazas en alojamientos de estas características. Los apartamentos turísticos pasaron de 637 a 592 en el mismo período. La ciudad de Ourense agrupa la mayoría de ellos Están registrados un total de 175, que cuentan con 743 plazas. El siguiente municipio en número de camas es Ribadavia, con 212. También el tirón de la Ribeira Sacra se nota en la demanda de este tipo de oferta turística, ya que Nogueira de Ramuín asoma al tercer lugar con 138 plazas para atender la demanda.

«Para empezar a funcionar queríamos una cierta seguridad sobre la emergencia sanitaria»

Doce nuevos apartamentos en la calle Ervedelo, enfocados a un turista familiar 

La ciudad de Ourense acaba de cerrar un mes de agosto de récord en lo que se refiere a la visita de turistas. El despertar del sector tras relajarse las restricciones de la pandemia no se entendería sin el empuje de los apartamentos turísticos, que se han convertido en una alternativa cada vez más demandada por un perfil de visitantes que viaja, principalmente, en familia y que prefiere la libertad de un alojamiento en un piso con todas las comodidades que pueda necesitar para su estancia en lugar del tradicional hotel.

 Conocedores de esa demanda creciente, y pese al parón por la pandemia, en la ciudad han aparecido nuevas propuestas, ya sea de pisos de particulares o agrupados y gestionados por profesionales. Esta última opción es el caso de los apartamentos Casa Miño, que abrieron sus puertas en agosto en un edificio rehabilitado en el primer tramo de la calle Ervedelo, entre los cruces de Progreso y Doctor Fleming. Se trata de un negocio familiar, regentado por los dueños del Hotel Miño, y que desde su apertura no para de recibir reservas para sus doce apartamentos disponibles. Tienen capacidad para acoger un total de 44 plazas. Son muy diferentes entre sí y fácilmente adaptables. «Todas las reservas de agosto fueron de última hora, porque no abrimos el proceso hasta que tuvimos la fecha exacta de apertura. Es algo, además, que en la época poscovid se ha extendido. Ahora empezamos a ver un poco más de reservas a largo plazo. Lo cierto es que tuvimos una muy buena acogida y ya llenamos el primer fin de semana», explica Laura Pérez, gerente.

La pandemia fue toda una prueba de estrés para el proyecto, según resalta Pura Álvarez, una de las propietarias: «El covid dificultó mucho la gestión de la apertura de los apartamentos. Para empezar a funcionar queríamos una cierta seguridad sobre la emergencia sanitaria y cómo nos podía afectar».

El perfil de los clientes es, básicamente, turistas de nivel medio-alto que aumentan su estancia en la ciudad. «Nosotros veníamos del hotel acostumbrados a un tipo de viajero con un alojamiento rápido en la ciudad y aquí vemos estancias más largas, de hasta cuatro noches. Son familias que viajan con niños y que hacen del apartamento su base para recorrer la provincia y Galicia durante unos cuantos días», señala.

Todo el edificio está domotizado, por lo que no son necesarias llaves, y los apartamentos cuentan con todos los servicios para la estancia del viajero. A los pisos turísticos se sumará en los próximos días un servicio de gastrobar en la planta baja. Aunque funcionará de manera independiente, la gerencia considera que será un buen complemento.