Foz, un destino para los 365 días del año

Ramón González Rey

VEN A GALICIA

Una pareja, en el mirador de Tamaniña, en el paseo marítimo
Una pareja, en el mirador de Tamaniña, en el paseo marítimo xaime ramallal

Tras superar los 10.300 censados, el municipio quiere atraer más población ofreciendo condiciones de bienestar

10 oct 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Si hubiese que destacar un enclave turístico en A Mariña Lucense, muchos optarían por Foz, uno de los grandes polos de atracción veraniegos de la comarca. Sin embargo, el municipio ha sido también el lugar de residencia elegido por muchas de las personas -sirven como ejemplo los obreros de la industria del aluminio, llegados entre los años 70 y 90- que llegan a la comarca para trabajar. En 2021, el concello vuelve a estar en auge, y supera los 10.300 censados, unos 300 más que en el año 2019. El gobierno local focense aspira a impulsar políticas que favorezcan que continúe la tendencia.

La pandemia del coronavirus, que suscitó un interés creciente por los lugares no masificados, al entenderse que son más seguros, y también por los destinos que permitan disfrutar de la naturaleza y de las actividades de ocio al aire libre, afianzó el crecimiento poblacional en Foz, que ofrece estas dos posibilidades.

La alternativa del teletrabajo, cada vez más demandada, supone también un estímulo para los cambios de residencia hacia destinos más amables. En abril, la empresa Adamo anunciaba que la fibra óptica se extendía por las parroquias hasta llegar a las 10.500 viviendas.

El Concello pretende consolidar este comportamiento demográfico «con políticas para crear unhas condicións de benestar», resume el edil de Relaciones Institucionales, Carlos García. «Trátase dunha liña política que fomenta a aliñación cos obxectivos da Agenda 2030 para un desenvolvemento sostible que sente as bases do futuro de Foz», añade.

La presentación, según el ejecutivo municipal en las próximas semanas, de un Plan de Mobilidade Sostible y, posteriormente, de otro proyecto para hacer el municipio más accesible, son dos de los cimientos que deben sustentar «un concello máis cómodo» para el residente.

Los servicios, los espacios naturales y la programación cultural son otros factores que destaca el gobierno local a la hora de posicionar Foz como destino atractivo no solo para veranear, sino para quedarse los 365 días del año.

Desestacionalizar el turismo tras un verano «de récord»

El verano de 2021 supuso para A Mariña Lucense un punto de inflexión, después de un 2020 marcado por la incidencia de la pandemia y el cierre perimetral de la comarca durante el mes de julio, que hizo caer la facturación de los negocios que viven del turismo. El pasado estío fue el de la recuperación, con números en muchos casos incluso superiores a los de 2019, según confirmaron los empresarios.

«En verán tivemos en Foz e na Mariña un récord absoluto», expone el alcalde, Fran Cajoto, que cree que el coronavirus provocó un fenómeno que a la larga puede incrementar el atractivo turístico del municipio. «O turismo internacional decaeu pero o nacional incrementouse. Deste xeito funciona moito o boca a boca, o intercambiar información, e pensamos que pode beneficiarnos», resalta.

Las playas del municipio de Foz son un reclamo turístico desde hace décadas. «A Rapadoira é unha xoia que está en pleno núcleo urbano, e Llas, por poñer outro exemplo, queda a un paseo, que ademais é por un sendeiro marítimo que para nós é un recurso fundamental, que se vén a consolidar co miradoiro de Tamaniña», indica Francisco Cajoto.

Pero la aspiración es que Foz no solo consiga seducir, como lo hace habitualmente, en verano. «Hai que incidir en non depender dos dous meses estrela, xullo e agosto, e contamos con potencial para facelo. Na actual ponte temos os hoteis cun nivel de ocupación moi importante», argumenta.

Camiño do Mar

Una posibilidad para lograr este objetivo es la oficialización del Camiño do Mar, «xa que sabemos que nas rutas xacobeas dáse unha peregrinación constante».

La naturaleza es otra baza. «A nosa xeoloxía e o turismo ornitolóxico teñen cada vez máis interese. Precisamente, os meses de setembro e outubro son os mellores para o avistamento de aves», indica. La apuesta de Foz y de A Mariña por el «turismo slow» es, manifiesta Cajoto, ganadora tras la crisis sanitaria.