Patrocinado por

Qué ver en Galicia: Diez rincones de Vigo para visitar esta Navidad

Rebeca Cordobés

VEN A GALICIA

Luces de Navidad de Vigo.
Luces de Navidad de Vigo. XOAN CARLOS GIL

Disfrutar de las luces y atracciones es la excusa perfecta para descubrir los encantos de una de las ciudades más cosmopolitas de la comunidad

29 nov 2021 . Actualizado a las 17:03 h.

Cuenta atrás para el encendido de luces de Navidad de VIgo. La ciudad más cosmopolita de Galicia dará el pistoletazo de salida a sus fiestas el sábado 20 de noviembre. Todo un evento que cada año atrae a miles de visitantes. Si vas a acercarte a la urbe pontevedresa este fin de semana para ver el discurso de Abel Caballero, hacer las primeras compras en el mercado de artesanía o subirte a las atracciones, puedes aprovechar para hacer algo de turismo.

No hace falta salir de los límites municipales para disfrutar de una combinación de patrimonio, ocio y naturaleza al alcance de pocos lugares. De origen celta, pasado romano, cultura marinera y presente industrial, la urbe fue escenario de grandes acontecimientos como la batalla de Rande y de cambios sociales como la movida. Pasear por sus calles, acercarte a sus plazas o visitar sus museos son algunos de los planes que ofrece la ciudad. Estos son diez rincones que puedes visitar si vas a disfrutar de la Navidad en Vigo.

Alameda

El Dinoseto, en la Alameda.
El Dinoseto, en la Alameda. M.MORALEJO

Buena parte de las atracciones de la Navidad de Vigo estarán ubicadas en el entorno de la plaza de Compostela, más conocida como la Alameda. Allí estará instalado el Cíes Market, un enorme mercado navideño donde los visitantes pueden comprar los primeros regalos de la temporada mientras pasean entre estatuas y jardines. El ambiente festivo se sumará, a partir del 20 de noviembre, a la ya animada vida de la zona. Rodeada de edificios históricos, como la Casa de Correos y Telégrafos, es una de los enclaves de ocio de la ciudad.

La Alameda es el parque urbano más céntrico de Vigo. Cuenta con un amplio catálogo de flores como las camelias y árboles como los castaños de indias, que dan forma a un jardín botánico. Desde hace unos meses también es hogar del Dinoseto, el arbusto con forma de dinosaurio que se convirtió en todo un ídolo de masas y protagonista de selfies. Fue trasladado desde la Porta do Sol con motivo de las obras. Pero el tiranosaurio no es el único animal que habita la plaza de Compostela. Antes de su llegada ya había un zoo de piedra formado por estatuas como una hiena, un caracol gigante o una cabra.

Zona portuaria

Crucero atracado en el Muelle de Transatlántico.
Crucero atracado en el Muelle de Transatlántico. M.MORALEJO

A poca distancia de la Alameda se encuentra la zona portuaria. Un lugar de visita imprescindible para comprender la historia de Vigo, siempre ligada al mar. Caminar por el paseo de Montero RíosAs Avenidas, donde se celebra el famoso Marisquiño, permite hacer un recorrido por algunos de los lugares más emblemáticos de la urbe, como el puerto deportivo del Club Náutico o la estatua de Julio Verne. El escritor dedicó un capítulo de 20.000 leguas de viaje submarino a la ciudad, alimentando la leyenda sobre el tesoro de Rande, e incluso llegó a visitarla.

También son de visita obligada el Muelle de Transatlánticos y su Estación Marítima, desde donde se puede disfrutar de una de las mejores panorámicas de la zona. Otro de rincones que no te puedes perder es el puerto pesquero y la lonja, uno de los pilares económicos de la ciudad.

Casco Vello

Plaza de la Constitución, en el Casco Vello de Vigo.
Plaza de la Constitución, en el Casco Vello de Vigo. XOAN CARLOS GIL

Vigo nació y creció a partir de su puerto. Frente a su lonja se alza la plaza de O Berbés, el barrio histórico de la ciudad. Soportales, calles estrechas y casas marineras conforman el mapa de la zona. Un pequeño pueblo pesquero dentro de una enorme ciudad industrial.

O Berbés es también una de las puertas de entrada al Casco Vello, donde la tradición marinera se combina con joyas patrimoniales como la concatedral de Santa María, más conocida como la Colegiata. Probar las famosas ostras en el Mercado da Pedra, pasear entre oficios tradicionales por calles como la de Cesteiros o disfrutar del ambiente de vinos de la plaza de la Constitución son algunos de los planes que se pueden hacer en la zona.

Calle del Príncipe

Ambiente en la calle del Príncipe durante la Navidad pasada.
Ambiente en la calle del Príncipe durante la Navidad pasada. Oscar Vázquez

Si lo que buscas es adentrarte en el Vigo moderno, tienes que pasar por la calle del Príncipe. La principal arteria comercial de la ciudad multiplica su ambiente, ya de por si animado, en la fechas navideñas. Además de ver luces, tiendas y museos como el MARCO, la zona cuenta con dos monumentos de visita imprescindible. En un extremo se encuentra la Porta do Sol, donde se alza la famosa estatua del Sireno. Al otro, está la Farola de Urzáiz, uno de los tradicionales puntos de encuentro de los vigueses y donde está instalada la bola de Navidad gigante.

Museo MARCO

Museo MARCO.º
Museo MARCO.º M.MORALEJO

La calle del Príncipe acoge uno de los centros culturales más importante de la ciudad. El Museo de Arte Contemporáneo de Vigo está situado en el edificio de la antigua cárcel y los juzgados, catalogado como Bien de Interés Cultural. El MARCO alberga exposiciones temporales de diversas disciplinas artísticas, desde pintura hasta cine, marcadas por un carácter vanguardista. Además, cuenta con un amplio programa de actividades didácticas.

Plaza de América

Plaza de América, con la Porta do Atlántico en el centro y el Instituto Santa Irene al fondo.
Plaza de América, con la Porta do Atlántico en el centro y el Instituto Santa Irene al fondo. M.MORALEJO

Otro de los rincones que marcan el pulso de las fiestas en la ciudad es la plaza de América. Allí se congregan cada Nochevieja cientos de personas para tomar las uvas y dar la bienvenida al Año Nuevo. El reloj del Instituto Santa Irene, uno de los edificios más emblemáticos de la arquitectura civil de Vigo, es el escenario de las campanadas.

Ubicada en el barrio de As Travesas, la plaza es hogar también de la Porta do Atlántico. Un enorme monumento que, entre fuentes, sirve como homenaje a los miles de emigrantes gallegos que partieron desde el puerto de Vigo hacia América.

Churruca

Ambiente en Churruca durante la Nochevieja.
Ambiente en Churruca durante la Nochevieja. Oscar Vázquez

El mar, la industria o la emigración son algunos de los elementos que marcaron la historia de la ciudad. Pero, si se habla de la época más reciente, hay que hacer alusión al Vigo urderground y contracultural de los años 80, cuando fue el símbolo de la movida en Galicia. Y es que, antes de competir con Nueva York por las luces de Navidad, se midió a Madrid en oferta cultural y de ocio.

El barrio de Churruca fue uno de los iconos de la movida y es uno de los símbolos de la noche viguesa. La zona indie y alternativa de la ciudad aglutina un sinfín de bares donde tomarte una caña y pubs con todo tipo de música. Además, los locales cuentan con una agenda cargada de conciertos y propuestas de ocio.

Monte de O Castro

Vistas de la ría de Vigo desde el monte de O Castro.
Vistas de la ría de Vigo desde el monte de O Castro. M.MORALEJO

 Para apreciar todos los matices de la ciudad, siempre es recomendable subir a alguno de sus múltiples miradores. Entre todos, destaca el del monte de O Castro. Un lugar que permite disfrutar de una de las mejores vistas de la ría y hacer un viaje por la historia de Vigo mientras se pasea por uno de sus pulmones verdes. Además de su patrimonio histórico, este rincón cuenta  con parques infantiles, pistas de skate, monumentos y un jardín botánico.

O Castro fue el lugar donde se asentaron los primeros pobladores de la ciudad. Una huella que se mantiene viva en el yacimiento castreño situado en las laderas del monte, que data del siglo III a.C. Si se continúa el ascenso por el parque, se puede ver un conjunto de anclas que recuerdan uno de los mayores acontecimientos históricos de Vigo: la batalla de Rande. Ya en la cima, se encuentra el castillo de O Castro, una fortaleza medieval que sirvió para proteger la urbe de los ataques ingleses antes incluso de la famosa batalla.

Playa de Samil

Playa de Samil.
Playa de Samil. XOAN CARLOS GIL

La ría de Vigo cuenta con numerosas playas donde darse un respiro del concurrido ambiente navideño y disfrutar de la brisa marina. Pero, si hay que destacar una, es la de Samil. Un kilómetro de arena blanca rodeada de todo tipo de servicios. Piscinas, canchas de baloncesto, pistas de patinaje, zonas verdes o cafeterías hacen de este arenal urbano un lugar perfecto para pasar una tarde tranquila.

Illas Cíes

Vista aérea de las Illas Cíes.
Vista aérea de las Illas Cíes. Oscar Vázquez

Vigo cuenta con uno de los mayores tesoros naturales de Galicia: las Illas Cíes. El archipiélago más famoso de la comunidad forma parte del Parque Nacional de las Illas Atlánticas por su enorme patrimonio natural y cultural. A la diversidad de su flora y de su fauna se une un paisaje de postal formado por playas paradisíacas, aguas cristalinas y acantilados espectaculares.

Las Cíes, que forman una especie de barrera natural en la entrada de la ría, son una visita obligada si estás en Vigo. Para llegar, es necesario ir en alguno de los barcos que salen de la ciudad. Una excusa perfecta para disfrutar del turismo náutico esta Navidad.