Patrocinado por

Dani Martín sobre O Son do Camiño: «Ha sido una de las noches más emocionantes de mi carrera, de mi vida»

La Voz REDACCIÓN

VEN A GALICIA

Dani Martín durante el concierto de O Son do Camiño
Dani Martín durante el concierto de O Son do Camiño PACO RODRÍGUEZ

El artista que triunfó ante más de 40.000 personas lo relata emocionado en las redes sociales diciendo: «Sentí la ilusión de un adolescente con su banda»

21 jun 2022 . Actualizado a las 10:52 h.

El concierto del sábado de Dani Martin en O Son do Camiño fue uno de esos en los que todo confluye: arrancó de día y terminó de noche, se desarrolló posiblemente ante la mayor audiencia de todo el festival, gozó de una interacción total con un público entregado y el artista flotó eufórico sobre todo ello. Se le notaba especialmente emocionado sobre las tablas, cuando se dirigía al público. Decía: «Ojalá vierais esto desde aquí como lo veo yo». O confesaba que le encantaría poder estar entre el público «y dormir en una tienda de campaña», evocando los tiempos de juventud que veía ante sus ojos.

Al terminar, en el backstage, Martín confesaba que había sido uno de los conciertos más importantes de su trayectoria, que estaba totalmente superado por lo acontecido. Ayer lo expresaba en sus redes sociales: «El sábado viví una de las noches más emocionantes de mi carrera, de mi vida». Y a ello añadía: «45 mil personas cantando emocionadas, con necesidad de vivir, entregadas, felices, llorando, riendo… 22 años después de comenzar en los escenarios me sigo sorprendiendo, emocionando».

Durante el recital se vivió de manera colectiva todo ese cruce de sensaciones al que hace mención. Cuando cantó Como me gustaría contarte, la canción que dedicó a su hermana fallecida, muchísimas personas del público rompieron a llorar. Las mismas que minutos después daban botes riendo con lágrimas en los ojos con Una foto en blanco y negro. Todo ello generó una energía especial que, a la vista de las palabras del artista, ha sido tan intensa que asegura haberse sentido sobrepasado. «Sentí la ilusión de un adolescente con su banda; me enamorasteis, gallegos». 

Martín quiso dedicar el recital a los operarios accidentados durante el montaje del festival, otro hecho que fue muy valorado por el público. Y se refirió a todos los trabajadores que están tras un festival tan grande como aquel. Lo recordaba en su mensaje: «Ojalá os recuperéis lo antes posible, sois imprescindibles para que el público y los músicos podamos disfrutar. Gracias por vuestro trabajo siempre, hombres de negro».

«Viva esta vida tan bonita que me está tocando vivir y gracias a mis canciones, esas que se me han ido ocurriendo durante todos estos años y que son las verdaderas protagonistas junto a vosotros», concluía. El mensaje rápidamente generó la reacción de sus fans que destacaban la excepcionalidad de un recital que quedará grabado en la memoria de muchos.

Dos generaciones riendo y llorando con Dani Martín

Javier Becerra

En términos generales, el ecosistema festivalero nacional se rigió desde los noventa por el rock, el indie y la electrónica. Por eso la introducción de los sonidos reguetoneros y urbanos latinos ha despertado un virulento rechazo en una parte del público que ve estos estilos como una especie invasora que seca la tierra e impide que crezca la música de calidad. En ese sentido, O Son do Camiño —donde Justin Quiles precede a Liam Gallagher y Editors para luego seguir con Anuel AA— ejemplifica a la perfección el choque. Es tal la discrepancia que hace que pase a un segundo plano lo que otrora sería la gran polémica: la incorporación al cartel de un artista de las alturas del pop comercial como Dani Martín.

Seguir leyendo