Carolina Durante «la lía» y espanta la lluvia en A Coruña

carla varela / a. a. A CORUÑA / LA VOZ

VEN A GALICIA

La banda madrileña arrolló con un directo frenético y gamberro en la plaza de María Pita

16 ago 2022 . Actualizado a las 23:57 h.

Dieron las diez y empezó a llover. A Coruña recibió a Carolina Durante con su tiempo típico. La gente no lo podía creer. «Tenía que empezar a llover a las once, no ahora», se quejaba una fan que había mirado la predicción antes del concierto. Todo el que pudo se refugió en los soportales de María Pita; los bares se llenaron para intentar disfrutar algo protegidos de una noche tan desapacible. Pudo ser esa la razón por la que a la plaza le costó llenarse. Sin embargo, a pesar de que la gente menos atrevida fue acercándose muy poco a poco, el ritmo de la banda animó al público a salir del refugio y unirse a la fiesta. Pronto llegó la calma y dejó de llover.

O andar miudiño fue la primera canción. El grupo madrileño quiso hacerle un guiño a los coruñeses con este himno popular, y el cantante, David Ibáñez, hizo lo propio vestido con una camiseta de la selección gallega. Al grito de «se chove, que chova!», el músico invitó al público a seguir la parranda y desafiar al chaparrón. 

«Mola, no son estatuas»

La banda, una mezcla perfecta entre Los Planetas y Los Nikis, exhibe ese estilo gamberro que tanto gusta. «La lían en directo y eso mola, por lo menos no están como estatuas», cuenta Michel Valiña. Prácticamente sin pausa entre canción y canción, el grupo ofreció el repertorio con el que triunfa, temas aparentemente sencillos, divertidos y desenfadados, como Perdona (Ahora sí que sí), compartido con la ganadora de Operación Triunfo 2017, Amaia Romero; La noche de los muertos vivientes; Aaaaaa#$!&, con la que abrieron la actuación, o En verano, cuyo estribillo fue coreado por el público.

De la espontaneidad de Carolina Durante, uno de sus mayores atractivos, dejó constancia el vocalista. «Mario [el guitarrista] se tiene que ir a mear», anunció. Casi dos minutos estuvo gritando el público para que Mario del Valle se diese prisa. Un momentazo.

Que el público esté compuesto mayoritariamente por personas de entre 20 y 25 años lógicamente ayuda a mantener el nivel de energía, pero el mérito no es suyo. La fuerza de la banda, concentrada en su cantante, que no dejó de botar, saltar y gesticular, es arrolladora.

La euforia llegó con su canción estrella, el hit que todo el mundo conoce, hasta los que «votan a Vox, antes a Ciudadanos». Y entonces la plaza entera botó al son de Cayetano.

Manu Chao cogerá el testigo de los conciertos el 29 de agosto en el parque de Santa Margarita. Y entre medias, del 20 al 26, llegará la Semana Clásica en María Pita.