Malpica hizo de su mar una fiesta

Patricia Blanco
Patricia Blanco CARBALLO / LA VOZ

VEN A GALICIA

El tiempo acompañó el último día de celebración y la tradicional procesión marítima. No obstante, la niebla obligó a suspender los fuegos artificiales

30 ago 2022 . Actualizado a las 01:06 h.

Desde los mandos del Ladrón de Bagdad, que portó la imagen de la Virxe do Carme, y del Muro de Fontán, que encabezó la comitiva con el pendón, pronosticaban días atrás un mar algo movido después de un día de nordés, pero mucho más tranquilo que tantos y tantos días de faena. Y acertaron. Malpica pudo celebrar bien este domingo el día más importante de sus Festas do Mar. «Un día bárbaro, tamén de temperatura», un «solazo» que no lució en las últimas procesiones marítimas. Incluso la niebla, que desde las tres de la tarde ya cubría otros puntos de la costa, respetó la salida de las embarcaciones, nutridas de pasajeros, para dejar solo escondido el tesoro de las Sisargas. Todo un espectáculo que muchos siguieron desde tierra.

BASILIO BELLO

Rosa Quintana, conselleira do Mar, había acudido por la mañana a Portosín, pero no dudó en aceptar la invitación de Concello y cofradía para asistir a Malpica también, por la tarde. «Nunca había salido en la procesión marítima, así que doble satisfacción», confesaba, llamando al respeto de la legislación en cuanto a seguridad. Eugenio Tasende, patrón del Ladrón del Bagdad, resumía su emoción con la patrona de los marineros a bordo: «Moi ben, moi ben».

Gustó la propuesta de la comisión. Primero, la música. Durante la procesión, y ya desde el embarque de la virgen, no sonó nada distinto a la Salve y al Himno, cuestión que recayó en el barco Villar Blanco. Segundo, la posición. Llegados a la altura de la playa Area Maior, todos los barcos se pusieron con la proa hacia el arenal, unos al lado de los otros, solo con el Ladrón de Bagdad delante. De nuevo, Salve e Himno. Después, bocinazos y regreso a puerto. Quedaba una larga tarde y noche de celebración, con el reclamo musical de Dasoul, entre otros. También los fuegos artificiales estaban llamados a coronar uno de los programas más ambiciosos de las Festas do Mar, pero esto sí que no pudo ser. Se cancelaron por la niebla. No fue impedimento para abarrotar el paseo: a las 00.30 semejaba no caber un alfiler. 

BASILIO BELLO

Han sido días intensos en Malpica, por los que el Concello agradeció a la comisión vía redes. Le sumó a ello una disculpa con los vecinos, la cofradía y la propia organización de las fiestas, en tanto que, por un malentendido en el departamento de Cultura, la procesión por tierra no tuvo este año una banda de música, como era costubre.