El CSIC invertirá 1,8 millones en la Casa de la Ciencia en A Quintana

Montse García Iglesias
Montse garcía SANTIAGO / LA VOZ

VEN A GALICIA

XOAN A. SOLER

La redacción del proyecto para rehabilitar la Casa da Parra ya fue licitado

05 sep 2022 . Actualizado a las 23:11 h.

La transformación de la Casa da Parra en la Casa de la Ciencia de Galicia toma impulso con la licitación por parte del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) del contrato para la redacción del proyecto básico y de ejecución, redacción de estudio de seguridad y salud, así como la dirección de obra para acometer los trabajos de rehabilitación del inmueble histórico situado en la Praza da Quintana. Se trata del primer paso firme después de que el organismo dependiente del Ministerio de Ciencia e Innovación adquiriese en mayo del 2021 estas dependencias así como las de la antigua sede de la Tesorería de la Seguridad Social en Azabachería, que en este último caso acogerán el Instituto Padre Sarmiento.

Las previsiones que maneja el organismo científico, según refleja en el pliego del concurso, es que la inversión ascienda a 1.855.000 euros (IVA incluido) en la Casa da Parra. De ellos, 1,7 se corresponderían con el presupuesto de la obra y 99.946 euros con la redacción del proyecto y dirección de obra. Esta última cantidad es la que licitó recientemente el CSIC, con la previsión de que, una vez se adjudique el contrato, la documentación esté lista en un plazo de cuatro meses.

Pero, ¿qué albergará la Casa da Parra? Además de la Casa de la Ciencia propiamente dicha «para la difusión y divulgación de la cultura científica, evidentemente del CSIC, no solo de Galicia, sino de toda España», el edificio histórico situado en la Praza da Quintada será la sede de la delegación institucional del organismo en Galicia, así como de la gerencia de la delegación, compartida con el Instituto de Estudios Gallegos Padre Sarmiento (IEGPS).

Según recoge el pliego de condiciones, el CSIC considera que llevar su sede —ahora en un inmueble en la Rúa do Franco muy próximo a la Praza do Obradoiro— a la Casa da Parra bajo la denominación de Casa de la Ciencia le dará a la institución «una mayor visibilidad» teniendo en cuenta que se situará en un edificio emblemático, en un enclave singular y muy visible. Además, resaltan que la concentración de las tres funciones en un único inmueble «contribuirá a dar mayor eficiencia, operatividad y coordinación a las tareas de difusión y promoción del CSIC». 

Doce meses de obras

La Casa de la Ciencia de Santiago será la tercera que abra este organismo público en España, ya que actualmente cuenta con estas dependencias en Valencia y en Sevilla. El plazo estimado inicialmente para la ejecución de las obras para acondicionar la Casa da Parra es de doce meses, pero todo ello deberá definirse en el proyecto básico y de ejecución cuyo proceso de contratación está abierto en estos momentos. Todavía quedaría pendiente, por lo tanto, la licitación de los trabajos.

Por otra parte, el CSIC recoge que, debido a la situación de abandono en el que ha permanecido el edificio en los últimos años, presenta «un deterioro importante, con visibles desperfectos y patologías por excesos de agua pluvial en distintos puntos del inmueble, así como falta de eficacia en sus carpinterías exteriores». Con anterioridad, el edificio histórico había estado ocupado desde los años 80 por la Xunta de Galicia, siendo su última finalidad la de servir de sala de exposiciones.

Espacio expositivo para más de 120 personas, librería y salas para charlas 

La divulgación será la gran apuesta de la Casa de la Ciencia. Por ello, el CSIC prevé realizar exposiciones en colaboración con los distintos centros del organismo público y tener una muestra permanente dedicada a las unidades con sede en Galicia. La intención es ir más allá de los paneles informativos y emplear la realidad aumentada en todas ellas, según recoge el pliego. También formarán parte de las actividades los debates, coloquios y las charlas, así como proyectos de realidad virtual con la intención de crear una experiencia inmersiva para que los usuarios se acerquen a los trabajos de los laboratorios y centros del CSIC. No faltará tampoco una librería especializada.

Para desarrollar estas actividades, desde el organismo dependiente del Ministerio de Ciencia e Innovación proponen que la Casa de la Ciencia cuente, entre otras dependencias, con un espacio diáfano para poder acoger exposiciones y debates y coloquios. «Idealmente, debería poder configurarse como un salón de actos de 120-150 personas», recoge el documento que ahora servirá de base para redactar el proyecto. También plantea un pequeño salón para charlas científicas, una sala de ocio y lectura, la librería y dos pequeñas salas polivalentes, además de un espacio para la muestra permanente del CSIC Galicia.

El diseño inicial recoge que el sótano esté destinado a almacén, mayoritariamente. Por su parte, la planta baja estaría íntegramente destinada a exposiciones, debates y coloquios. La primera, además de acoger actividad propia de la Casa de la Ciencia, albergaría la delegación del CSIC. En los pisos segundos y tercero —no abiertos al público— se ubicarían despachos.