¿Llegará a tiempo el aquapark de Meis para el próximo verano?

Bea Costa
bea Costa MEIS / LA VOZ

VEN A GALICIA

Martina Miser

La empresa anuncia que retomará las obras a finales de octubre

24 sep 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

En el verano del 2021 no fue posible tirarse por los toboganes del aquapark de Meis, en el del 2022 tampoco, ¿será en el del 2023? La empresa promotora, Crelpabe, sostiene que sí, al menos esa es la información que traslada la alcaldesa, Marta Giráldez, tras reunirse con sus responsables. La regidora tenía en su agenda para el jueves por la tarde un encuentro con los vecinos de lugar de Penente —donde se construye el aquapark— y allí dio la noticia: la firma tiene previsto reiniciar las obras a finales de octubre y asume el compromiso de dar prioridad a la reparación de los caminos que quedaron dañados por el paso de la maquinaria.

Con este horizonte temporal la asamblea optó casi por unanimidad por dar un margen de confianza a la empresa y esperar, pero si Crelpabe no cumple, seguirán adelante con sus planes, esto es, ejecutar el aval de 100.000 euros que la empresa dejó depositados en el Concello y con este dinero proceder a la reparación de los caminos, cuyo estado actual provoca molestias, situaciones de peligro e inundaciones. Ya no habrá una nueva asamblea. Si la firma no respeta los plazos, la alcaldesa actuará de oficio y pondrá en marcha el procedimiento para ejecutar el aval.

El aquapark iba a ser un maná de empleo y de actividad económica para la parroquia pero, de momento, solo hay unos toboganes que se deterioran y un terreno por el que campan los caballos a sus anchas.

El proyecto, presentado ya en 2018, sufrió varios retrasos como consecuencia de los efectos de la pandemia y por cuestiones de índole económica. A la alcaldesa le comentan que se va a proceder a una reorganización de la empresa y que esto hará posible que el llamado Parque da Auga Natural sea por fin una realidad este verano.

Las instalaciones se convertirían así en las más grandes de Galicia y albergarían una veintena de atracciones ideadas para niños y adultos, con una zona específica para bebés y un área de restauración y hostelería que podría funcionar todos los fines de semana del año. La plantilla oscilará entre los setenta y los ochenta trabajadores y se prevé una afluencia de 150.000 personas en su primer año de funcionamiento, según las estimaciones de la empresa.

En el Concello ven con buenos ojos esta iniciativa en la medida en que contribuirá a generar riqueza en el municipio y serviría para ampliar la oferta turística de la comarca, pero advierten de que el malestar de los vecinos de Penente es grande e instan a la ejecución del proyecto cuanto antes. De lo contrario, como mal menor, disponen de 100.000 euros para arreglar los caminos.