Monte Tahúme: Un mirador de Sálvora a Monte Pindo

Álvaro Sevilla Gómez
Álvaro Sevilla

VEN A GALICIA

CARMELA QUEIJEIRO

Ubicado en la parroquia de San Pedro de Muro, entre Porto do Son y Ribeira, ofrece una panorámica de 360 grados y vistas del océano Atlántico, el parque de Corrubedo y las playas de O Vilar y As Furnas

24 sep 2022 . Actualizado a las 15:04 h.

Los cerca de 900 vecinos que residen en la parroquia de San Pedro de Muro, en Porto do Son, guardan con celo los secretos de su tierra, que aúna la fiereza de un mar bravo y magnético, y un bosque que esconde uno de los miradores más espectaculares de la comarca. Ubicado en lo alto del monte Tahúme, una corta pero empinada caminata conduce a un balcón que permite divisar una panorámica única, que va desde la isla de Sálvora a Monte Louro.

Aunque solo se encuentra a unos 240 metros de altura, en los días despejados y soleados, esa vista se abre todavía más, llegando a divisarse Fisterra, al norte, y Baiona, más allá de Sálvora. En medio, los ojos del visitantes pueden pararse en decenas de enclaves naturales y urbanos. Hay hueco desde lo alto del Tahúme para descifrar Corrubedo, el parque natural que lleva su nombre, así como las playas de Espiñeirido, O Vilar Seráns y As Furnas. La laguna de San Pedro se encuentra entre ellas, lo mismo que la costa más rocosa de Corrubedo, donde se ubica la Laxe Brava, una de las playas de piedras más cambiantes del mundo.

Pero más allá de las vistas, lo que también atrapa del lugar son sus caminos para alcanzarlo. Hay rutas de todo tipo para llegar a lo alto de la montaña. Desde las que arrancan en las playas de la zona, a la más destacada, que se debe comenzar en la casa de la cultura de San Pedro y que se ciñe a una montaña verde y empinada. Merece la pena perderse entre sus árboles, incluso en los días de niebla, lo que le otorga un poco más magia al lugar. Corto y a la vez intenso, en su trayecto se encuentra también la capilla de San Benito de Seráns, a donde cada 21 de marzo, vecinos de toda Galicia acuden buscando su aceite bendecido que, dicen, sirve para eliminar las verrugas de la piel. Si San Benito no puede, afirman, nadie más lo hará.

Polémica

Lo que pocos saben del mirador que se ubica en lo alto del Monte Tahúme es que pertenece a dos municipios. El grueso del lugar es de Porto do Son, mientras que la cruz que corona la montaña se encuentra en Ribeira. Así lo afirma el Instituto Geográfico Nacional, situación similar a lo que ocurre en otro de los miradores icónicos de la comarca, el de A Curota, que se encuentra dividido entre Ribeira y A Pobra do Caramiñal.

Lejos de polémicas de lindes, tan manidas en tierras gallegas, los visitantes tienen en el mirador del monte Tahúme un enclave único, sencillo y a la vez espectacular. Porque desde pocos lugares el mundo y su naturaleza se abren con tanta fuerza como desde él. Hay hueco para la montaña verde de la sierra barbanzana, y también para un océano Atlántico que palpita sobre Ribeira, Corrubedo, Aguiño y Porto do Son.

En Wikiloc, una de las aplicaciones más manidas y valoradas por los amantes del senderismo, existen decenas de rutas para alcanzar el pequeño pico de un monte que, a pesar de que todos los focos recaen sobre el A Curota, es uno de los más espectaculares que existen en la península de Barbanza.

San Benito

En la ruta al mirador se encuentra una preciosa capilla rodeada de árboles

En coche

Hasta el mirador se puede acceder en coche, aunque pierde parte de su encanto