Santiago completa el acondicionamiento exterior del castillo de Rocha Forte

Xurxo Melchor
Xurxo Melchor SANTIAGO

VEN A GALICIA

El alcalde, Xosé Sánchez Bugallo, en el nuevo aparcamiento construido en el castillo de Rocha Forte
El alcalde, Xosé Sánchez Bugallo, en el nuevo aparcamiento construido en el castillo de Rocha Forte

Los trabajos incluyen un aparcamiento, un acceso peatonal y un mirador

24 sep 2022 . Actualizado a las 18:07 h.

El castillo de Rocha Forte es probablemente el monumento menos conocido de Santiago y el peor tratado por la historia, ya que solo muy recientemente se le ha comenzado a prestar el interés que merece por ser una pieza esencial del patrimonio cultural compostelano. La ciudad tiene una enorme deuda con él que ha comenzado a saldar con las dos campañas arqueológicas ya realizadas y con las obras de acondicionamiento exterior que el Concello inauguró ayer y en las que han invertido casi 220.000 euros.

Los trabajos tenían por objetivo encajar en el paisaje los restos de esta fortaleza levantada a mediados del siglo XIII por el arzobispo Juan Arias. Para ello, se ha construido un aparcamiento para visitantes y para vecinos en la calle de los Churruchaos, del que parte un acceso peatonal hasta el castillo. También se han limpiado y recuperado los elementos etnográficos existentes, como caminos o cierres tradicionales de fincas. Además, se ha ordenado la capa vegetal estableciendo un sistema de drenaje para las zonas sumergidas por el agua y se ha construido una atalaya que permite contar con un privilegiado mirador desde el que ver Rocha Forte y los alrededores.

La obra forma parte del programa Estratexia de Desenvolvemento Urbano Sostible e Integrado (EDUSI), cofinanciado con fondos Feder de la UE y completa la ya ejecutada de acondicionamiento de los espacios interiores. Esta intervención en Rocha Forte comenzó en el 2019 con una prospección geofísica a la que siguieron dos campañas arqueológicas en el 2020 que sacaron a la luz restos de una tercera muralla con torre semicircular y dos fosos.

Restos de la fortaleza medieval de Rocha Forte, destruida en el siglo XV en el transcurso de una revuelta irmandiña
Restos de la fortaleza medieval de Rocha Forte, destruida en el siglo XV en el transcurso de una revuelta irmandiña XOAN A. SOLER

El origen del castillo podría ser incluso anterior al siglo XIII porque no se puede descartar que antes ya estuviese levantada una torre del homenaje de posible origen románico. Tiene una estructura simétrica, con planta cuadrangular, tres murallas defensivas concéntricas y una torre central. La tercera muralla contaba con un foso exterior que, según recientes investigaciones, podría contener agua.

La fortaleza era una de las residencias de los arzobispos de Santiago, además de un puesto de control militar y fiscal al sur de Compostela. La fortificación sufrió varios asedios a lo largo de sus más de 200 años de historia en el contexto de las luchas que mantenían la burguesía y la nobleza laica contra el poder arzobispal. Finalmente, el castillo fue destruido en la segunda mitad del siglo XV como consecuencia de una de las revueltas irmandiñas.

Con el acondicionamiento exterior, al que asistieron el alcalde, Xosé Sánchez Bugallo (PSdeG), y concejales de todos los partidos de la oposición, se da un paso más hacia la revalorización de un monumento medieval que forma parte de la historia con mayúsculas de Santiago.