Vilagarcía volverá a recibir el año el 31 a mediodía, con uvas y un sorbito de cava

Rosa Estévez
rosa estévez VILAGARCÍA / LA VOZ

VEN A GALICIA

MARTINA MISER

La ciudad retoma la tradición, interrumpida dos años por la crisis sanitaria del covid

22 dic 2022 . Actualizado a las 20:44 h.

El 2020 fue el último año que los vilagarcianos pudieron recibir, como manda la tradición local, doce horas antes que el resto de Galicia. A las doce del mediodía del 31 de diciembre de 2019, en la plaza de Ravella sonaron las doce campanadas, se tomaron las uvas, se descorcharon botellas de champán y hubo brindis y música. No nos imaginábamos, entonces, lo que nos deparaba el futuro: un virus iba a llegar para ponerlo todo patas arriba, vaciar las calles y encerrarnos en casa. Afortunadamente, parece que hemos logrado superar aquel aterrador trance. El 2022 ha sido el año de la reconquista de la normalidad, y por eso el próximo 31 de diciembre en Vilagarcía volverá a haber fiesta a mediodía, en Ravella. El Concello y numerosos colaboradores privados —entre ellos Zona Aberta, Arousa Moza, la Metro, Penide, el Centro Comercial Arousa y el Hiperfroiz— tienen ya todo preparado: queda pendiente saber si el tiempo respetará la resurrección de esta celebración.

Dejando a un lado cuestiones que escapan a las capacidades humanas, el programa para el 31 es sencillo. Para empezar, se repartirán entre los asistentes 350 kilos de uvas, convertidos en pequeños saquitos individuales de doce piezas, como mandan las normas. También se repartirá el contenido de 300 botellas de cava: un sorbito para brindar con él por el año que se va, por el año que viene.

La actividad comenzará en Ravella poco después de las once de la mañana, según explicó la concejala Alba Briones. Y es que en la plaza, además de recoger las uvas y el cava, quienes se sumen a la celebración podrán disfrutar con la performance que desplegará un año más el equipo de Pablo Méndez, que ya lleva unos años sorprendiendo con montajes espectaculares. Luego, tras las campanadas y el estallido de alegría que suele acompañarlas, seguirá la fiesta con música en directo, en este caso de la mano de Galifunk Brass, una banda integrada por músicos profesionales que buscan la originalidad y que se inspiran en las brass band americanas, creando un repertorio amplio y variado, con arreglos propios e innovadores. Con ellos, la diversión está servida.

El alcalde de Vilagarcía, Alberto Varela, mostró ayer su deseo de que la celebración de las uvas del mediodía, un evento en el que la ciudad fue pionera, vuelva a servir como excusa para que se acerquen hasta la capital arousana gentes de otras localidades. Y para que los vecinos despidan juntos y de la mejor manera posible el año, abriendo paso al 2023.