Restaurantes y hoteles cuelgan en Galicia el cartel de «completo» para Fin de Año

Marta Otero Torres
marta otero LA VOZ

VEN A GALICIA

Sandra Alonso

Los hosteleros esperan «una avalancha» de viajeros de Portugal para el fin de semana

30 dic 2022 . Actualizado a las 10:20 h.

Los empresarios del ocio nocturno ya avanzaban hace días que este Fin de Año en Galicia va a ser el mejor en mucho tiempo. Al margen del problema con la legalidad de un porcentaje importante de fiestas, la mayoría de los locales tienen ya todas las entradas vendidas y quienes lo hayan dejado para última hora lo tienen ya hoy muy complicado.

«Está todo a full —explica Cesáreo Pardal, presidente del Clúster de Turismo de Galicia—, las previsiones son muy buenas porque ya desde principios de esta semana había locales que ya no tenían ninguna entrada para fin de año, y quedaban ya pocos huecos incluso para restauración, para algunas cenas. En los alojamientos, los que tenían oferta de restauración estaban al cien por cien ya».

Entre las razones de que la hostelería cuelgue este año el cartel de completo destaca la de la recuperación de la normalidad tras la pandemia. «La gente tenía muchas ganas de salir, muchas». En el perfil de los visitantes para este fin de semana hay «un poco de todo —asegura—, la mayoría de la gente es de la comunidad, pero este año se espera una avalancha de portugueses también, a juzgar por las reservas que tenemos. A lo mejor este es el factor que nos va a dar el cien por cien de ocupación en la mayoría de los locales de cuatro y cinco estrellas».

En general, además de la alegría pospandémica, se confirma una tendencia creciente a salir y cenar fuera en estas fechas. «Además —matiza Pardal— este año las cenas de empresa coincidieron muy mal porque los festivos fueron en fin de semana, por eso mucha gente se reservó. Al final se han dado un montón de circunstancias a favor: un año totalmente libre de pandemia, los festivos el fin de semana... una cosa y otra y al final llenas».

Las plazas están completas tanto en los hoteles de lujo como en otros más modestos. «Se dan muchos casos, sobre todo de personas que decidieron reservar a última hora, que ha reservado cena y cotillón en un gran hotel, pero realmente se tienen que ir a dormir a otro porque no había ya plazas».

El éxito en la demanda se extiende también a los establecimientos de turismo rural que tienen oferta abierta. «Las casas que están abiertas de turismo rural están todas ocupadas, no podría dar una cifra exacta, pero esta misma mañana me han llamado para comentarme que no había forma de localizar una plaza».

El lleno total está asegurado en las grandes ciudades. Lo confirma César Sánchez, presidente de Hostelería de Pontevedra. «En el área de Vigo hemos tenido todo este mes de diciembre mucho movimiento de personas y estamos en cifras precovid en general. Hay bastantes reservas, porque la gente está animada a salir y, pese a la crisis, pese a todo, hay mucho movimiento».

Coincide con Pardal en que ha ayudado que Fin de Año coincida en fin de semana. «La ocupación es muy alta, en Vigo hoy y mañana estamos al completo. Incluso se puede decir que hemos superado nuestras expectativas, aunque, claro, aquí tenemos ya el tirón de las luces, que es un valor añadido». En cuanto al perfil de visitantes, Sánchez también apunta a la alta afluencia de clientes de Portugal, junto con los de otras zonas de Galicia y España. «En general en este mes hemos tenido mucho turismo familiar —apunta—, aunque para este fin de semana también vamos a tener mucha gente joven que viene a disfrutar de la fiesta, a tomar unas copas y celebrar fin de año con grupos de amigos más grandes».

Imposible conseguir ya una habitación para mañana, porque, además, este año la gente ha sido previsora y «se han realizado las reservas con bastante anticipación», asegura.

Turismo rural, una opción con muchos clientes fijos que alquilan casas enteras

La opción de pasar el Fin de Año en una casa de turismo rural es algo que contemplan cada vez más clientes. Sin embargo, en este tipo de establecimientos las reservas suelen ser de un tipo muy definido. «A ocupación é moi boa en casas rurais como as cabaniñas, por exemplo, e hoteis grandes ou que teñan oferta de ceas e festas. Nos que son máis pequenos a cousa está moito máis frouxiña, porque se ti queres pasar o Fin de Ano fora pois pensas nunha noite especial», explica Noelia Rodríguez, de la Asociación empresarial da restauración, aloxamento e turismo de Compostela e comarcas.

Desde Fegatur también recuerdan que en estas fechas el número de casas disponibles se reduce, porque muchas cierran. Así, el cliente en Fin de Año suele llegar en grupos grandes que alquilan la casa entera y repiten de año a año. «Moitas casas que quedan reservadas de un ano para outro por familias ou grupos enteiros».

Es el caso de Marina Fernández y su familia, que viven en Madrid y rescatan este año la costumbre de venir a pasar el Fin de Año a Galicia, y alquilan una casa en las Rías Bajas. «Lo hacíamos desde el 2017 —explica—, pero tuvimos que parar por la pandemia. Ahora volvemos porque la verdad es que nos juntamos tres días todos los hermanos con los hijos y es una forma diferente de despedir el año en un lugar muy tranquilo y con un paisaje espectacular». Para este año, la única duda que les queda es la del tiempo. « Esperemos que no nos llueva mucho, porque las previsiones no son buenas», lamenta.

Los empresarios calculan que habrá 900 fiestas ilegales este Fin de Año

marta otero

El sábado Galicia celebrará el primer Fin de Año sin restricciones desde que estalló la pandemia del covid. Las previsiones son de lleno total. Pero a esta alegría tan esperada por los empresarios y sus clientes hay que sumar la preocupación por una lacra que sigue creciendo, la de las fiestas ilegales.

Para este año, según explica Samuel Pousada, portavoz de los empresarios, «la previsión es que aumenten un 50 %, es decir que si el año pasado habíamos estimado que se celebrarían unas 600, este año lo situamos en 900 fiestas (300 para A Coruña, 300 para Pontevedra y el resto para Lugo y Ourense) entre la noche de Fin de Año y la noche de reyes, aunque el 85 % son para la última noche del año».

Seguir leyendo