Pepe Vieira logra la segunda estrella Michelin y Galicia suma 16 en total

Juan Ventura Lado Alvela
j. v. lado REDACCIÓN / LA VOZ

VEN A GALICIA

El cocinero Pepe Vieira, distinguido con la segunda estrella Michelin
El cocinero Pepe Vieira, distinguido con la segunda estrella Michelin RAMON LEIRO

Ceibe, de Ourense, y O Pazo, de Padrón, consiguen su primer galardón

23 nov 2022 . Actualizado a las 07:53 h.

Ya no es uno, sino dos. La excelencia gastronómica gallega acaba de recibir un nuevo espaldarazo con la concesión de la segunda estrella Michelin a Pepe Vieira para su restaurante Camiño da Serpe de Raxó, en Poio, que se une así a Javier Olleros, en Culler de Pau de O Grove, con el reconocimiento más alto otorgado en Galicia por la guía de cabecera de los paladares más exigentes.

«Quiero felicitar a nuestros equipos por el trabajo que hacen», empezó su agradecimiento Pepe Vieira, que se acordó especialmente de su jefe de cocina y de «todas las parejas que comparten su vida con la gente que nos dedicamos a esto, porque muchas veces es muy complicado». Además, visiblemente emocionado, se dirigió a la bancada de los cocineros lusos, que participan por última vez en la gala, ya que el año que viene se harán dos independientes. «Los cocineros gallegos y portugueses demostramos todos estos años que la gastronomía no tiene fronteras», aseguró para remarcar esa hermandad y ese agradecimiento a los vecinos.

Al margen de los biestrellados, la gala de este martes en Toledo tuvo otros cuatro protagonistas gallegos de excepción, los hermanos Manuel y Óscar Vidal, de O'Pazo de Padrón, y la pareja formada por Lydia del Olmo y Xosé Magalhaes, del restaurante Ceibe de Ourense, que obtuvieron su primer galardón. Además con trayectorias y conceptos muy diferentes.

Los hermanos Vidal proceden del emblemático hotel Scala y con Óscar al frente de la parrilla y Manuel de sala han convertido O'Pazo, con el trabajo de muchos años ya, en un asador de primer nivel, bautizado por algunos fieles como el Etxebarri gallego. Su secreto es producto, producto y producto. Tratan muy bien los pescados más nobles aunque la estrella de la carta sigue siendo la chuleta de Bandeira.

Del Olmo y Magalhaes, ambos en la treintena, pasaron por la universidad culinaria de Pepe Solla y llevan apenas dos años instalados en pleno casco histórico de la ciudad de Ourense, donde centran su cocina —abierta e integrada en la sala— en lo que compran cada día en el mercado. El menú, por tanto, es sorpresa y trasluce toda la potencia de su capacidad técnica y la modernidad de unas elaboraciones que permiten prever que están todavía lejos de alcanzar su techo. «Moitas grazas a toda a xente que fixo posible este proxecto», agradeció Magalhaes al recoger su chaquetilla.

Frente a esta triple buena noticia hay que lamentar también una pérdida, que por conocida no resulta menos agria, la del Auga e Sal de Santiago de Compostela que cerró sus puertas en mayo por razones económicas solo cinco meses después de recibir su primera estrella.

Con esta despedida y las dos nuevas incorporaciones, Galicia da otro pequeño paso adelante en este olimpo gastronómico y se sitúa con 16 restaurantes distinguidos por la prestigiosa Guía Michelin.

A nivel nacional, la gastronomía española suma dos nuevos establecimientos con tres estrellas: Atrio, en Cáceres, y Cocina Hermanos Torres, en Barcelona. Además, Toni Gerez, del restaurante Castell Peralda (Gerona) recibió el Service Award, que reconoce el servicio en sala; Joan Roca (El Celler de Can Roca), el Mentor Chef Award, que premia su labor como formador, y Cristobal Muñoz de Ambivium (Peñafiel, Valladolid), el Young Chef Award, al cocinero joven.

RAMON LEIRO

Pepe Vieira, tras recibir su segunda estrella Michelin: «Es un premio a 22 años de constancia y de creer en nuestros valores»

Su restaurante de Poio logra un nuevo reconocimiento gastronómico y se une a Culler de Pau, en O Grove

Nieves D. Amil

Pepe Vieira (Raxó, 1973) reconocía unos minutos antes de la gala de la Guía Michelin que se celebró este martes en Toledo que «tengo la misma excitación, las mismas ganas y el mismo miedo que hace 22 años cuando abrí mi primer restaurante». Tras subir al escenario para recoger la segunda estrella para su restaurante Camiño da Serpe, en Poio, este cocinero de Raxó volvió en su mente dos décadas atrás para en un abrir y cerrar de ojos repasar una trayectoria que ahora lo encumbra, junto a Culler de Pau, a lo más alto del panorama gastronómico gallego y lo pone en el mapa nacional. «Le doy las gracias y la enhorabuena a todo mi equipo, no solo al del restaurante, sino al del Ultramar, a los de eventos y de administración. Gracias a todos los que ponen su grano de arena para poder llegar hasta aquí», explicó el cocinero de Raxó.

Ese equipo humano que encabeza son en realidad una orquesta de cerca de 60 personas en la que cada uno desempeña una función para que el universo Pepe Vieira pueda funcionar cada día e ir creciendo como lo ha hecho con el paso de los años. Al restaurante de Camiño da Serpe sumó más tarde A Ultramar, una taberna «canalla» en el centro de Pontevedra, y una división de eventos que desde hace un año centraliza las celebraciones en el renovado Pazo da Buzaca de Moraña. En ese universo gastronómico que creó alrededor de su figura está también un huerto ecológico de cuatro mil metros cuadrados que abastece a Camiño da Serpe, y un hotel de naturaleza que rodea al restaurante en la ladera de la montaña sobre la que se asienta. 

«La última cocina del mundo», como llama a su proyecto, resume su forma de entender la vida y la gastronomía. Todo se apoya en Galicia, en su cultura y sus tradiciones. Su orografía, sus productos, la mitología y las leyendas sustentan un proyecto que este martes le ha valido su segunda estrella Michelin. En sus menús se cuenta la leyenda de Romasanta o el Señor de Andrade. «Es un premio a 22 años de trabajo y constancia, de creer en nuestros valores y nuestra forma de hacer las cosas. Es fruto del trabajo diario de estar entregados a nuestros clientes y vivir al pie del cañón. Es un premio para ellos, pero también para nuestros proveedores y trabajadores. Nuestro único secreto es la constancia y el trabajo de permanecer siempre unidos», decía Pepe Vieira tras recoger su segunda estrella. 

Hace una semanas, en una entrevista en La Voz de Galicia, el cocinero reconocía que «las estrellas no son la meta, nosotros trabajamos para atender a nuestros clientes. Si algún día nos la concedieran, nos sentiríamos muy orgullosos, pero seguiríamos trabajando en la misma línea que lo hemos hecho hasta ahora». Esas palabras que dijo el 2 de noviembre cobran hoy más importancia que nunca. Sabe que su vida laboral cambiará para siempre y está preparado para asumir el reto. Sus compañeros de profesión reconocen su talento y en un reportaje reciente, tanto Javier Olleros, de Culler de Pau, como Iñaki Bretal, de O Eirado da Leña, Yayo Daporta o Pepe Solla lo ponía en las quinielas de lo que este martes ha conseguido. 

Pepe Vieira está hoy feliz de haber dado un paso en su carrera profesional. No se quiere olvidar de nadie en una vida que empezó a cocinarse entre fogones con algo más de 14 años cuando se matriculó en la Escuela de Hostelería en Santiago. Incluso aprendió de gastronomía, y mucho de la vida, en ese primer trabajo que con 15 años lo llevó al restaurante de un amigo de su padre en Canadá. Esas experiencias convirtieron a Josiño en Pepe Vieira. Haber destinado un millón de pesetas que su abuelo tenía para que él y su hermano se comprasen un coche a montar un restaurante fue el comienzo de una historia de la que solo se ha escrito una parte. Hoy empieza la siguiente. 

Galicia avanza y se consolida 

Antonio Cancela

El número de restaurantes gallegos con estrella o estrellas Michelin aumenta de 15 a 16. Nunca tuvimos tantos, lo que nos da una idea de la mejora gastronómica de la que estamos disfrutando en los momentos actuales en Galicia. Cabe destacar la concesión de dos estrellas al restaurante Pepe Vieira de Raxó, en el ayuntamiento pontevedrés de Poio. Se convierte así en el segundo restaurante gallego que obtiene este galardón. Y hay que celebrar también la concesión de la primera estrella a los restaurantes O Pazo, de Padrón, y Ceibe, de Ourense.

Mi querida Costa da Morte bate su récord de nuevos restaurantes incorporados en un año a la Guía Michelin. Un total de cinco establecimientos pasan a formar parte de la guía gastronómica más deseada por los chefs. Esa presencia en el catálogo más importante e influyente del mundo nos da una idea del buen momento gastronómico en el que se encuentra mi querida comarca, que ha logrado reunir a un grupo importante de cocineros de buen nivel con el mejor pescado y marisco del mundo.

Ahora habrá que esperar a la edición del 2024 para ver que agradables sorpresas nos depara a todos los gallegos. Entre los que considero con más posibilidades de obtener la primera estrella está el restaurante Eclectic de A Coruña.

Quiero destacar la fantástica labor de los inspectores que hacen año tras años más grande, influyente e importante mi querida guía roja.