Pepe Vieira: «Esta segunda estrella Michelin demuestra que los gallegos estamos a un gran nivel»

Nieves D. Amil
Nieves D. Amil PONTEVEDRA / LA VOZ

VEN A GALICIA

RAMON LEIRO

El chef reconoce que Galicia debería tener un peso más destacado en el mundo de la gastronomía. En el futuro lo tiene claro: «Tenemos que seguir trabajando para ponerla al primer nivel, que es lo que se merece»

23 nov 2022 . Actualizado a las 20:04 h.

Pepe Vieira (Raxó, 1973) amaneció con la resaca que deja una segunda estrella Michelin tras 22 años de trabajo. La emoción podía al cansancio de un premio que sobre el escenario de la gala de Toledo agradeció a su equipo y a su pareja. Hoy toca celebrarlo, pero mañana empezará a rodar un año «heavy» de trabajo. El subidón todavía le durará meses después de una mañana en la que enhorabuena es la palabra que más escucho.

—¿Cuántas llamadas habrá contestado esta mañana?

—Uff, un montón, suponía que esto iba a ser así, pero hasta que lo vives no lo crees, es una auténtica pasada. Estamos intentando contestar a todos e intentado aprovechar y disfrutar mucho del momento. Mis compañeros, mi familia y mis amigos, he hablado con muchísima gente.

—¿Despertó ya del sueño?

—Bueno, ayer lo pasamos muy bien, fue una fiesta muy emotiva con un montón de amigos con los que disfrutamos un montón. Ahora ya de vuelta para Camiño da Serpe.

—¿A trabajar?

—A trabajar, sí.

—Fue uno de los tres que este martes suma una segunda estrella en España, ¿qué se siente en ese momento? Nervios, alivio...

—Se vive con cierto nerviosismo, aunque cuando estamos allí ya sabemos que nos la van a dar porque nos han invitado y lo presuponemos, pero hasta que dicen tu nombre, no te lo crees.

—Y a partir de ahora, ¿qué?

—Ahora toca lo que llevamos haciendo 22 años, seguir trabajando e intentando mejorar y hacer las cosas mejor.

—Es un cambio muy grande, pero, ¿a qué nivel¿, ¿de trabajo, de organización? O solo es un paso más en el camino.

—No creemos que tenga que haber un gran cambio en nuestra forma de trabajar, eso es lo que han premiado y por lo tanto no debería haber un gran cambio que los clientes vayan a notar de ayer a hoy. Lo que sí que creo es que a nivel mediático y de público vamos a notar un cambio. La segunda estrella te hace llegar a más gente, a un público extranjero, al que antes era más difícil acceder.

—Siempre dice que estos reconocimientos son un premio a un a apuesta gastronómica con Galicia como eje, «A última cociña do mundo». ¿Costó mantenerse fiel a sus ideas a lo largo de los años?

—Es una cosa de la que nos sentimos especialmente orgullosos. Marcamos una línea de trabajo y nos hemos mostrado fieles a esa forma de trabajar, a esa manera de hacer las cosas. Para nosotros no solo es importante haber ganado las dos estrellas Michelin, sino haberlo hecho siendo fieles a nuestros valores, nuestros principios y nuestra cocina.

—Culler de Pau, de Javi Olleros, y Pepe Vieira Camiño da Serpe, dos restaurantes con dos estrellas Michelin en apenas 50 kilómetros. A nivel gastronómico, ¿qué supone para Galicia?

—Cuando le dieron la segunda estrella a Javi Olleros fue un momento histórico porque era la primera vez que pasaba en Galicia. Abrió un camino, que dos años después, viene a demostrar que los gallegos estamos aquí y además, a un súper nivel. Creo que en los próximos años seguiremos dando alegrías y habrá más gente que llegue. Nosotros pelearemos por mejor para llegar cada vez más lejos.

—Dieciséis restaurantes con estrella, ¿tiene Galicia el sitio que se merece?

—No, Galicia debería tener un sitio más destacado en el mundo de la gastronomía. Entre todos deberíamos luchar, no solo cocineros, sino también los políticos y los medios. Debemos empujar entre todos y especialmente nosotros, que tenemos que seguir trabajando y haciéndolo cada vez mejor para que no se nos pueda discutir y podamos darle a Galicia lo que se merece, que es el primer nivel.

—Este año se premió también a Ceibe, en Ourense, y O Pazo, ¿se van dando pasitos?

—Son dos pedazos de restaurantes y ya sabíamos que estaban muy cerquita porque llevan muchos años a un nivel muy alto. Ha sido una verdadera pasada el poder compartir con ellos este momentazo, lo hemos celebrado juntos toda la noche.

—A nivel profesional, ¿cuál es el reto para este año?

—Será un año muy heavy porque tenemos un montón de proyectos que iniciamos y que a lo largo del 2023 van a ir viendo la luz, entre ellos el Pazo da Buzaca, que inauguramos este año y esperamos que se confirme ya como una referencia en el mundo de los eventos. Está también el hotel de naturaleza, que abrimos en primavera, y el restaurante Varela de Pontevedra, que está pendiente de la licencia para poder comenzar las obras.

—Está de regreso a Camiño da Serpe, ¿qué será lo primero que hará al llegar?

—Lo primero será tomarnos una cerveza o champán para brindar entre todos por los éxitos y encender los fogones para empezar a cocinar.

—¿Cuánto dura el subidón?

—Pues, no lo sé, supongo que la repercusión la notaremos todo este año y luego será ya un goteo. El subidón de la segunda estrella durará un año.