Qué ver en Galicia: Diez museos para visitar en un día de lluvia

Rebeca Cordobés

VEN A GALICIA

Museo do Ferrocarril, en Monforte.
Museo do Ferrocarril, en Monforte. CARLOS CORTÉS

El arte, el mar, la tecnología, la historia, el ferrocarril o el vino son algunas de las temáticas de las exposiciones más originales de la comunidad

29 nov 2021 . Actualizado a las 13:00 h.

 Lluvia, frío, viento... El clima invernal acecha detrás de cada predicción meteorológica a pocos días del puente de diciembre. ¿Nevará en la montaña lucense? ¿Abrirán las pistas de esquí de Manzaneda? ¿Se podrá pasear sin paraguas bajo las luces de Vigo? En cualquier caso, hay planes que nunca fallan cuando el día viene pasado por agua. «Se chove, que chova», dice el refrán gallego. Y es que en una comunidad donde el chubasquero es una parte indispensable del outfit a partir del otoño, sobran alternativas de ocio para esos días grises.

Uno de los planes infalibles cuando llueve es visitar museos. Galicia atesora un enorme patrimonio cultural, histórico, natural y etnográfico expuesto en cualquier rincón de la comunidad. Arte de todos los estilos, mar, tecnología, el mundo romano, el ferrocarril e incluso el vino cuentan con sus propias colecciones. Hay para todos los gustos y edades. Desde propuestas interactivas como las del Muncyt de A Coruña hasta esculturas a pie de playa como las del Man de Camelle. ¡Elige tu favorito!

Museo del Mar, en Vigo

Acuario del Museo do Mar, en VIgo.
Acuario del Museo do Mar, en VIgo. M. MORALEJO

¿Has ido a Vigo a ver las luces de Navidad y llueve? No te preocupes, la ciudad cuenta con numerosos museos de todo tipo de temáticas. La mayoría se encuentran en la calle Policarpo Sanz, la llamada milla de oro del arte y una de las zonas más iluminadas de urbe. Pero vale la pena alejarse del trasiego de visitantes y acercarse a la costa. En concreto, al barrio de Bouzas. Allí, en la punta de O Muíño en Alcabre, donde hace años se levantaba una vieja fábrica de conservas, se encuentra el Museo del Mar de Galicia.

Tanto la historia de la comunidad como la de la ciudad siempre ha estado vinculada con el mar. De hecho, son numerosos los museos de esta temática a lo largo del litoral gallego. El de Vigo es uno de los más completos y cuenta con varios espacios expositivos para ofrecer a los visitantes un viaje a las profundidades.

A las exposiciones temporales se une una colección permanente centrada en la historia económica y social de la industria pesquera gallega. Abarca todos los métodos de extracción, incluido el marisqueo y la acuicultura; conservación, desde la salazón hasta el congelado; y comercialización. Además, cuenta con un acuario donde se puede ver cómo es el ecosistema de las Illas Cíes, un yacimiento arqueológico, varias embarcaciones y un faro.

Museo Man, en Camariñas

Museo de Man, en Camelle.
Museo de Man, en Camelle. JOSE MANUEL CASAL

También vinculado al mar, pero de una forma diferente, está el Museo Man de Camelle. Se trata de un espacio al aire libre ubicado en Camariñas que recoge el legado de Manfred Snädinger. Más conocido como Man, el alemán de Camelle, llegó a la Costa da Morte en los años 60 para vivir como una especie de ermitaño, en consonancia con la naturaleza y junto al mar. A lo largo de su vida, se dedicó a crear esculturas y obras de arte con los objetos que la marea arrastraba hacia la costa. Así, creó el jardín-museo que se levanta en el espigón de la parroquia, donde construyó la cabaña donde residió hasta el 2002, cuando la marea negra del Prestige inundó su obra y abocó al artista a la muerte, tan solo un mes después del naufragio.

El Museo Man de Camelle recoge el legado del artista en varios puntos de la parroquia. Además del jardín de piedras al aire libre, se pueden visitar exposiciones de esculturas de plástico, huesos y conchas decorados, cuadros, cuadernos, fotografías y objetos personales del artista. La muestra incluye las libretas de bocetos que Manfred ofrecía a los visitantes para que dibujasen lo que querían.

Museo de Pontevedra

Exposición de Origami en el Museo Provincial de Pontevedra.
Exposición de Origami en el Museo Provincial de Pontevedra. Capotillo

El arte es también uno de los pilares del Museo Provincial de Pontevedra. Pero solo uno, puesto que el espacio aúna arqueología, historia, etnografía y cultura para ofrecer una de las colecciones más completas de Galicia. Sin salir de sus edificios, puedes ver desde utensilios de la Edad de Bronce hasta pinturas de Cossío, pasando por esculturas de estilo gótico realizadas por el Maestro Mateo o instrumentos típicos como la zanfona.

El museo cuenta con colecciones permanentes dedicadas al arte desde la época medieval hasta la actualidad, a la numismática, el mar, la artesanía y la etnografía. Además, acoge exposiciones temporales de todo tipo de temáticas, como la de origami, que estará abierta hasta el 23 de enero. Una biblioteca y varios archivos completan el mapa del museo.

Casa do Patrón, en Lalín

Recreación del proceso del lino, una de las actividades que se desarrollan en la Casa do Patrón, en Lalín.
Recreación del proceso del lino, una de las actividades que se desarrollan en la Casa do Patrón, en Lalín. E CUIÑA

Si tus salas favoritas del Museo de Pontevedra son las dedicadas a exposiciones etnográficas, tienes que visitar la Casa do Patrón de Lalín. Este ecomuseo del mundo rural permite hacer un viaje en el tiempo a través de las tradiciones, la cultura y la gastronomía gallega. Más de 4.500 piezas dan forma a la colección permanente, que se divide en salas temáticas para crear réplicas de espacios como una cocina, una taberna, una capilla o una escuela. Además, cuenta con un restaurante donde degustar platos típicos, como el cocido o el caldo.

El Museo Etnográfico Casa do Patrón está ubicado en la aldea de Codesada, rodeado de un entorno de naturaleza. Para aprovecharla, cuenta con un área recreativa a orillas del río Asneiro y un espacio biosaludable con dos molinos restaurados en funcionamiento. Otras las opciones al aire libre es la ruta de senderismo que va hacia el castro de Doade o el itinerario que recorre el paisaje de la zona. Además, se trata de un museo ideal para ir con niños, ya que cuentan con un amplio catálogo de talleres y actividades.

Museo do Xoguete de Allariz

Museo Galego do Xoguete de Allariz.
Museo Galego do Xoguete de Allariz. PABLO ARAUJO

Otro de los museos ideales para ir con niños, sobre todo a escasos días de la Navidad y con el constante bombardeo de anuncios de regalos, es el Museo do Xoguete de Allariz. Un espacio que aúna las ganas de divertirse de los pequeños con los recuerdos de los mayores a través de una colección de casi 1.500 juguetes del siglo XX. El plan perfecto para unir a nietos y abuelos en uno de los pueblos más bonitos de Galicia.

Museo do Viño, en Ribadavia

Museo do Viño de Galicia, en Ribadavia.
Museo do Viño de Galicia, en Ribadavia. Santi M. Amil

Sin salir de la provincia de Ourense, encontramos otra exposición temática de visita obligada. Al menos, para los amantes del enoturismo. El Museo do Viño de Galicia, ubicado en la casa rectoral de Santo André de Camporredondo, está dedicado exclusivamente al patrimonio vitivinícola de Galicia. El propio edificio donde está situado, en plena comarca de O Ribeiro, fue concebido para dedicarse a la elaboración, almacenamiento y distribución del vino hacia Santiago.

El museo dedica su exposición permanente a las técnicas de cultivo de la vid y de elaboración del vino. A través de ocho salas, se puede hacer un viaje a través del proceso de producción la bebida, desde la uva hasta hasta la copa. Además, cuenta con espacios dedicados a las cinco denominaciones de origen de Galicia.

Museo do Ferrocarril, en Monforte

Museo del Ferrocarril, en Monforte.
Museo del Ferrocarril, en Monforte. CARLOS CORTÉS

Si hay una exposición temática que esté más de actualidad que nunca es el Museo del Ferrocarril de Galicia. A menos de un mes de los primeros viajes comerciales de AVE a la comunidad, visitar este espacio situado en la estación de Monforte se presenta como un plan infalible. Lo cierto es que la historia de la localidad siempre estuvo unida al tren, al tratarse de uno de los nudos ferroviarios más importantes del noroeste.

El museo está ubicado en uno de los viejos talleres de la estación. Aún se conservan de su etapa de funcionamiento un torno, la fragua y los antiguos dormitorios del personal. El resto de la exposición está formada por todo tipo de piezas ferroviarias en perfecto estado de conservación. Desde locomotoras de época al estilo Polar Express hasta las precursoras de la alta velocidad.

Muncyt, en A Coruña

Museo Nacional de Ciencia y Tecnología, en A Coruña.
Museo Nacional de Ciencia y Tecnología, en A Coruña. CESAR QUIAN

 De los trenes de Monforte, viajamos al avión de A Coruña. O, más bien, a la cabina del Boeing 747 Lope de Vega que trasladó el Guernica de Picasso a España. La aeronave es uno de los iconos del Museo Nacional de Ciencia y Tecnología (Muncyt). De hecho, la ciudad herculina es la única del mundo donde los visitantes se pueden poner a los mandos de este modelo.

El Muncyt conserva más de 15.000 piezas entre instrumentos científicos, aparatos tecnológicos, vehículos, máquinas y herramientas industriales desde el siglo XVI hasta la actualidad. Se puede ver desde el antiguo mecanismo de iluminación de la Torre de Hércules hasta el primer generados de partículas. Además, es el lugar ideal para acercar la ciencia a los más pequeños de la casa, ya que el museo se caracteriza por su carácter interactivo.

Domus de Mitreo, en Lugo

Domus de Mitreo, en Lugo.
Domus de Mitreo, en Lugo. OSCAR CELA

Otro de los espacios expositivos únicos con los que cuenta la comunidad se encuentra en Lugo. La ciudad, que conserva la única muralla romana completa del mundo, atesora bajo sus cimientos un trozo intacto de su pasado. Una excavación arqueológica sacó a la luz las ruinas de la vivienda un centurión: la Domus de Mitreo.

Reconvertidos en una excavación museizada, estos restos permiten acercarse al mundo romano que habitó Lugo hace 2.000 años. La vivienda cuenta con un templo dedicado al dios Mitras, por lo que la visita también es una toma de contacto con el culto romano. Además, es el único punto de la ciudad donde se pueden ver los cimientos de la muralla, ya que la casa quedó enterrada cuando se construyó este icono lucense.

Museo Catedralicio de Santiago

 Hablando de iconos, no podía faltar en esta lista la Catedral de Santiago. Y menos aún en año Xacobeo. Pero, en esta ocasión, no nos centraremos en su fachada, ni en la tumba del Apóstol, ni en el Pórtico de la Gloria. Bajo la basílica se encuentra el Museo Catedralicio, que recoge el patrimonio histórico, artístico y arqueológico del templo. Además de las numerosas piezas que se exhiben, como el coro pétreo del Maestro Mateo, se puede visitar el claustro, la sala capitular, la biblioteca, el tesoro, la capilla de las reliquias, la colección de tapices, la cripta del Pórtico de la Gloria y el palacio de Xelmírez.