Guía para hacer el Camino de Santiago con perros

REBECA CORDOBÉS

VEN A GALICIA

VÍTOR MEJUTO

Veterinarios, agencias de viajes y peregrinos experimentados ofrecen sus consejos para aquellas personas que quieran compartir este viaje con sus mascotas

31 dic 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Hace un tiempo que las huellas de los peregrinos se multiplican. Y no solo por el creciente número de personas que deciden emprender el Camino de Santiago en este año Xacobeo. Algunas de las marcas aparecen por duplicado y no corresponden a las suelas de unas botas, sandalias o zapatillas de trekking, sino a esos perregrinos de cuatro patas que acompañan a sus amigos humanos en la aventura. Y es que cada vez son más quienes deciden vivir esta experiencia con su perro. ¿Es tu caso? ¡Esta guía es para ti! 

¿Pueden todos los perros hacer el Camino de Santiago? ¿Cómo debes alimentar a tu mascota? ¿Hay alojamientos pet friendly? Son muchas las preguntas que rondan la cabeza de los peregrinos antes de emprender la aventura. Veterinarios, agencias de viajes y caminantes experimentados comparten sus consejos para que tu perro disfrute tanto como tú de la ruta xacobea.

¿Puede cualquier perro hacer el Camino de Santiago?

«Tienes que conocer a tu perro para saber si la experiencia le va a gustar», dice Mercè Jiménez, una de las fundadoras del blog Turismo Canino, junto a su pareja Miguel y su perro Futt, con quien completó el Camino Francés desde Roncesvalles.  «Lo mejor es haber viajado antes con el perro para saber si le cuesta dormir fuera de casa, cómo se lleva con los otros perros y cómo se comporta fuera de su zona de confort», recomienda.

En cuanto a la condición física, por norma general, se desaconseja la peregrinación con perros mayores, cachorros demasiado pequeños o aquellos que tienen alguna limitación o enfermedad, tal como recogen la Asociación Protectora de Animais do Camiño, Apaca. Aún así, existen alternativas para transportar a aquellas mascotas a las que les cueste mantener el ritmo, como mochilas o carros. En cualquier caso, la persona más adecuada para valorar si tu mascota puede hacer el Camino es el veterinario. Visitarlo es un paso imprescindible antes de comenzar la aventura.

Una peregrina y su mascota posan en la plaza del Obradoiro tras la peregrinación con perros de la Asociación de Animales do Camiño Apaca.
Una peregrina y su mascota posan en la plaza del Obradoiro tras la peregrinación con perros de la Asociación de Animales do Camiño Apaca. SANDRA ALONSO

Consultar al veterinario, un paso imprescindible

«Hay que ir al veterinario antes de emprender el viaje», explican desde Arsovet, una clínica para animales de Arzúa en la que están acostumbrados a tratar a los perros que sufren alguna lesión en el Camino. Los animales deben estar «vacunados, desparasitados y bien de salud», señalan. Por eso, es de vital importancia hacer una revisión. Además, este profesional es quien podrá resolver las dudas que surjan antes de salir, como cuál es la pauta de alimentación más adecuada para tu mascota o si necesita algún cuidado especial.

En cuanto a la desparasitación, deber ser tanto externa como interna, con el método que haya pautado el veterinario. Debería llegar con las que se hacen periódicamente, pero en la clínica de Arzúa recuerdan que hay que prestar especial atención a las garrapatas: «En Galicia, generan muchos problemas de transmisión de enfermedades, como sucede con los mosquitos en la meseta».

Una vez se ha comprobado que el perro está en buenas condiciones para peregrinar, llega el entrenamiento. «Muchos de los problemas que atendemos vienen dados porque los perros tienen una vida sedentaria y no están acostumbrados a andar», señalan desde Arsovet. Si es el caso de tu mascota, el primer paso es «que haga ejercicio diario», añaden. Igual que una persona debe prepararse físicamente para caminar largas distancias, los peludos de cuatro patas también.

 Planificación: etapas y alojamientos

Otro de los pasos clave a la hora de hacer el Camino de Santiago con perro es encontrar alojamientos. Mercè Jiménez, que cumplió el reto de dormir con Futt en la habitación en todas las etapas, cuenta que la mayor dificultad es que permitan que las mascotas pernocten en interiores. En el caso de los albergues, la condición es que ninguna de las personas alojadas ponga inconveniente. En este sentido, recomienda optar por habitaciones privadas, aunque sean un poco más costosas, ya que en ciertas épocas del año resulta casi imprescindible reservar parta asegurarse una cama. En su blog Turismo Canino cuenta con un listado de alojamientos pet friendly en el Camino Francés desde Roncesvalles.

Peregrinos con perro en O Cebreiro.
Peregrinos con perro en O Cebreiro. PATRICIA BLANCO

«La planificación es imprescindible», advierten desde Galiwonders. Esta agencia de viajes ofrece paquetes para peregrinar con mascotas por los últimos 100 kilómetros del Camino Francés o las dos variantes del Portugués, por en interior y la costa, al ser los que cuentan con mayores ofertas hoteleras pet friendly. «Recibimos muchísimas solicitudes, pero algunas las tenemos que rechazar por logística o por falta de alojamiento en todas las etapas», explican acerca de la elección de las tres rutas xacobeas que proponen. 

Para quienes prefieran optar por planificarse sin agencia, es importante saber que incluso en Incluso en los itinerarios con mayor oferta pet friendly se pueden encontrar limitaciones en épocas de mucha afluencia. «Este año tuvimos que dejar de aceptar reservas de junio a septiembre porque todo estaba completo», cuentan en Galiwonders. También recomiendan optar por habitaciones privadas porque «el perro puede dormir contigo». Otro de los factores a tener en cuenta es el peso de la mascota, ya que en algunos alojamientos ponen un límite de 35 kilos para que pueda dormir en interiores.

En cuanto a la planificación de las etapas, como sucede con los peregrinos humanos, cada perro es un mundo, pero por lo general «pueden andar más kilómetros que las personas», explican desde Arsovet. Así, solo haría falta acortarlas en función de las necesidades del animal. Mercé Jiménez, por ejemplo, optó por hacer tramos de unos 20 kilómetros y, al tratarse de un Camino de larga duración, decidió dejar un día de descanso a la semana.

El kit del perregrino: qué llevar en la mochila

Hacer el Camino de Santiago con perro implica añadir algunos elementos a la mochila, además los que ya lleva cada peregrino, pero sin olvidar que hay que intentar llevar el menor peso posible. En el blog Turismo Canino han realizado una lista de la que se puede extraer lo imprescindible, como el arnés, la correa y las bolsas para recoger las deposiciones. Para darle agua y comida, optan por un solo comedero plegable, ya se puede utilizar también para ambas cosas y ocupa poco espacio.

Además, aconsejan añadir una toalla de microfibra para secar a la mascota, un chubasquero para la lluvia (si al perro le resulta cómodo) y algo para taparla si tiene frío por la noche. «Es recomendable que lleves una manta que reconozca un juguete que le calme», explica Mercè Jiménez. Se pueden incluir premios, como galletas perrunas.

También habrá que añadir algunos artículos al botiquín de primeros auxilios. Además del suero, las gasas y las soluciones de yodo (como el Betadine) para curar posibles heridas (que ya debería llevarse en el caso de las personas), es importante incluir pinzas por si el perro se clava algo. Las almohadillas son, de hecho, las zonas que más sufren cuando caminan largas distancias. «Muchos de los problemas que nos llegan son heridas y rozaduras en esta zona», cuentan desde Arsovet. En este sentido, se recomienda llevar una crema protectora para almohadillas y aplicarla antes de salir cada día y durante la etapa. El mismo proceso que deben seguir los peregrinos con la vaselina.

Durante el Camino: alimentación y descansos

En realidad, falta un elemento imprescindible en la mochila: la comida. Desde Arsovet recomiendan no cambiar la alimentación del perro, ya que podría causarle problemas digestivos o no sentarle tan bien como la habitual. Sin embargo, cargar con el pienso, si se trata de un recorrido muy largo, puede suponer un peso extra difícil de afrontar. En estos casos, siempre se puede optar por contratar el servicio de transporte de equipaje, señalan en Galiwonders.

Mercè Jiménez cuenta que ella optó por comida en monodosis, ya que su Camino con Futt fue también parte de su proyecto profesional y contaba con el patrocinio de una marca de alimentación. También existe la posibilidad de comprar comida al final de cada etapa, ya que casi todas las localidades cuentan con supermercados o tiendas. Eso sí, los paquetes de pienso suelen ser grandes, lo que implicaría cargar con lo que haya sobrado al día siguiente o tirar una cantidad importante. Las latas de comida húmeda, si sientan bien, son otra alternativa.

XOAN A. SOLER

Además de la alimentación y la hidratación, es importante cuidar los descansos. Cada peregrino conoce a su perro y sus necesidades. Observar cómo se comporta puede dar pistas de lo cansado que está. En cualquier caso, para las personas también es recomendable hacer paradas periódicas. También es imprescindible que descansen bien al finalizar la etapa, ya que los perros duermen unas 12 horas al día. «Llegará agotadísimo. Ya no solo por caminar. Hay que pensar que tienen un montón de estímulos olfateando», cuenta Mercè basándose en su experiencia. Futt, por ejemplo, solía quedarse toda la tarde durmiendo y por aprovechaban el paseo de la noche para conocer algo del pueblo.

Durante la etapa, ¿deben llevar correa? «Al principio iba más tiempo atado, en lo que cogía confianza. Después lo llevé bastante suelto por los tramos en que íbamos solos y no había coches», cuenta Mercè. Desde la protectora Apaca arrojan algo de luz: «Llévalo atado en calles o zonas urbanas pero, por caminos rurales, campos y ríos déjalo gozar, siempre que sea posible y que el perro obedezca perfectamente a la llamada». De acuerdo a la legislación autonómica gallega (puede variar en las etapas se fuera de la comunidad), está permitido que los perros vayan sueltos por caminos rurales.

Qué hacer en caso de lesiones

 Aunque no es lo más habitual, igual que sucede con las personas, las mascotas pueden sufrir lesiones o problemas de salud durante la aventura. Fue el caso de Futt, que enfermó a la altura de León. «Por eso es importante tener a mano el teléfono de su veterinario de confianza y una lista clínicas a lo largo del itinerario», cuenta Mercè. En su caso, bastó con descansar un día para que el perregrino se recuperase.

Todos los expertos consultado lo tienen claro: si es necesario hacer un alto en el Camino, se hace, y si hay que abandonar la aventura, también. La salud, ya sea animal o humana, es lo primero. Desde Arsovet recomiendan que, aquellas personas que quieran continuar hasta Santiago (ya sea porque vayan en grupo o cualquier otra razón), tengan localizado algún alojamiento para mascotas donde dejarla hasta que finalice el viaje.

XOAN A. SOLER

La credencial para mascotas

Una vez se ha alcanzado la catedral del Santiago, la mayor parte de las personas salen disparadas a la Oficina del Peregrino para recoger la ansiada compostela. Pero, ¿qué pasa con las mascotas? Apaca creó en el 2018 una Compostela Canina, que se puede solicitar a través de su página web. Para obtenerla, es necesario prensentar la credencial, el documento que se va sellando a lo largo de las etapas. Por suerte, en la protectora también lanzaron una Credencial Canina, que se puede recoger en diversos puntos de partida de las rutas xacobeas, como O Cebreiro, Sarria o Tui. En el caso de hacer el viaje planificado, suelen encargarse las agencias.

Consejos para bicigrinos: cómo hacer el Camino en bici con tu perro

Si estás pensando en hacer el Camino de Santiago en bici con tu perro, tendrás que tener en cuenta algunos factores. El principal, que no le resultará tan fácil seguir el ritmo porque, aunque puede correr, son muchos más kilómetros diarios y no conviene forzarlo. Por eso, es aconsejable llevar un remolque en la bicicleta para que llevar a tu mascota, aunque vaya suelta en algunos tramos. Las cestas que se colocan sobre el manillar no son recomendables porque limitan el margen de maniobra al girar y puede resultar peligroso.

Por lo demás, los consejos son los mismos que para los peregrinos que van a pie, ya sean sobre dos o cuatro patas: disfrutar de la experiencia. «Creo que Futt lo disfrutó muchísimo. Nunca habíamos pasado tanto tiempo juntos y eso creó un vínculo especial. Llevábamos ya cinco años con él, pero nunca habíamos pasado tanto tiempo juntos y la relación cambió mucho. Creó un vínculo especial», concluye Mercè Jiménez.

Fosco, un perro que se perdió recientemente y recorrió diez kilómetros por el Camino Portugués hasta que los peregrinos avisaron de su presencia.

«Peregrino, no llames a los perros»: alertan de que todos los días se pierden canes que se marchan por el Camino Portugués

María Hermida

Hace unos días, los dueños de un perro llamado Fosco, que vive cerca de las marismas de Alba, en Pontevedra, y todavía es un cachorro juguetón, hizo un agujero en la verja de la finca de sus dueños y se plantó en el Camiño Portugués. Se marchó por la ruta siguiendo a unos peregrinos que, al llegar a Barro, alertaron de que el can llevaba más de diez kilómetros con ellos. Los dueños de Fosco recurrieron a las protectoras para que difundiesen el mensaje de que su perro había desaparecido. Y, en cuestión horas, la asociación Cadeliños de Barro les comunicó que Fosco estaba en este municipio. Cojeaba y estaba muy cansado, pero pudo abrazar de nuevo a sus dueños.

Seguir leyendo